Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

10 oraciones y frases con caído

Las oraciones con caído que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar caído en una frase. Se trata de ejemplos con caído gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar caído en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Con el pincel, recoge las esporas que habrán caído formando líneas como las láminas del hongo.

  • El ruido ensordecedor de llantos, gritos, graznidos, relinchos y mugidos contrasta con el silencio de muerte del niño y el guerrero caído.

  • El cuadro es una alegoría presidida por la figura femenina de la Libertad, que avanza imparable sobre los muertos que han caído en la lucha, seguida por representantes de las diferentes clases sociales.

  • En la actualidad, sin embargo, el término ha caído en desuso, al menos en su carácter genérico, ya que no resulta adecuada su aplicación más que a un limitado número de obras castellanas.

  • En una mano sujeta la carta en la que su asesina solicitaba la entrevista; y en la otra, la pluma, que como símbolo de las ideas se contrapone al puñal homicida caído a su lado.

  • Es una medida de longitud que ha caído en desuso; sin embargo, sigue utilizándose a la hora de referirnos a la dimensión de las pantallas de los televisores, ordenadores, monitores...

  • Para medir la cantidad de agua que ha caído en un metro cuadrado de terreno durante un chubasco, se utiliza el pluviómetro.

  • Quizás ha caído en la desesperanza movido por dolores, por un futuro incierto o por sentirse poco útil.

  • Sin embargo, no hay que olvidar que dentro del Barroco, la corriente más clasicista, dominante en Francia e Italia, no había abandonado nunca del todo el vocabulario arquitectónico del mundo antiguo, rescatado en el Renacimiento (columnas clásicas, frontones, cúpulas, etc.), ni había caído en excesos decorativos como los del Barroco tradicional español.

  • Tras una ausencia de cuarenta días, regresó y contempló horrorizado cómo el pueblo judío había caído en la idolatría: había abandonado el culto a Jehová y adoraba el Becerro de Oro.