Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

31 oraciones y frases con córdoba

Las oraciones con córdoba que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar córdoba en una frase. Se trata de ejemplos con córdoba gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar córdoba en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A fines del siglo, en un antiguo convento visigótico en ruinas, dedicado a San Miguel, se instaló una comunidad de monjes expulsados de Córdoba, que lo reconstruyó aprovechando sillares y capiteles visigóticos y romanos.

  • A partir del esquema proporcionado en la Introducción de este manual, analiza y comenta la Mezquita de Córdoba.

  • Además la mezquita de Córdoba tenía un espacio reservado al califa o sus dignatarios, la maxura, situada delante del mihrab .

  • Altar de Córdoba del siglo III dC con caracteres latinos: la lengua de los colonizadores había desplazado ya a las lenguas autóctonas del sur de la Península.

  • Así, en Al Ándalus, el periodo del califato de Córdoba y de los primeros reinos de taifas se caracterizó por la tolerancia religiosa e intelectual, que fi nalizó con el rigorismo de los almorávides y los almohades.

  • Bética: con Corduba, la actual Córdoba, como capital, era una de las provincias más ricas.

  • Bóveda de arcos entrecruzados La realización más importante de esta etapa es la Mezquita de Córdoba, pero también se han conservado restos de otras obras significativas, como la mezquita de barrio de Bab al Mardum en Toledo, que se comentará al final de esta unidad, o la ciudad-palacio de Madinat al Zahra en Córdoba, fundada por el primer califa, Abd al Rahmán III, y arrasada durante las guerras civiles del final del Califato.

  • Ciudades como la Córdoba califal, la Sevilla almohade o la Granada nazarí destacaron por su riqueza y su carácter cosmopolita.

  • Como consecuencia de las profundas diferencias en el seno de la población islámica dirigente, el Califato de Córdoba se disgregó en diversos reinos independientes, algunos de los cuales sobresalieron por la labor de mecenazgo artístico y cultural de sus soberanos.

  • E desde que llegaron estos mensajeros con las cartas del rey libradas del Consejo a Sevilla, e Córdoba e otros lugares, sosegóse el hecho, pero poco, porque las gentes estaban muy levantadas e non habían miedo de ninguno, e la codicia de robar los Judíos crecía cada día.

  • E fue causa aquel Arcediano de Ecija de este levantamiento contra los Judíos de Castilla; e perdiéronse por este levantamiento en este tiempo las aljamas de los Judíos de Sevilla, e Córdoba, e Burgos, e Toledo, e Logroño, e otras muchas del reino; e en Aragón, las de Barcelona e Valencia e otras muchas; e los que escaparon quedaron muy pobres, dando muy grandes dádivas a los señores por ser guardados de tan gran tribulación.

  • E los del Consejo desde que vieron la querella que los Judíos de Sevilla de él daban enviaron a Sevilla un caballero de la ciudad que era venido a Madrid por procurador, e otro a Córdoba, e así a otras partes enviaron mensajeros e cartas del rey, las más premiosas que pudieron ser hechas en esta razón.

  • El arte cordobés o califal (siglos viii x ) nos ha dejado, como obra más representativa, la mezquita de Córdoba –imagen inferior izquierda–, que se levanta sobre la que fuera basílica visigoda de San Vicente, compartida en un principio por cristianos y musulmanes, y después comprada a los cristianos para realizar una mezquita más grande.

  • El clima de libertad intelectual, propiciado por califas como Abd al-Rahmán III y, sobre todo, Al-Hakam II, convirtió a Córdoba en un centro cultural de primer orden, con un gran desarrollo de las más variadas disciplinas cientí fi cas (matemáticas, astronomía, botánica, medicina, historia, geografía), así como de la literatura y en especial de la poesía, tanto clásica como popular.

  • El reino de Sevilla, por ejemplo, se anexionó una decena de taifas (Algeciras, Arcos, Carmona, Córdoba, Huelva, etc.).

  • El sistema constructivo es abovedado y está compuesto por nueve bóvedas de arcos entrecruzados de tipo califal, una por cada tramo, todas ellas diferentes e inspiradas en las de la ampliación de Al Hakam II en la mezquita de Córdoba.

  • En cualquier caso, el periodo del califato de Córdoba constituyó el momento culminante del poder político musulmán en España.

  • En el interior de la sala de oración se encuentra la quibla o muro orientado a La Meca (en la mezquita de Córdoba está orientado al sur) con un mihrab o nicho equivalente al ábside de las iglesias cristianas.

  • En la península Ibérica los núcleos cristianos también entraron en una nueva fase de expansión demográfica y económica, favorecida por la crisis y la desintegración del Califato de Córdoba.

  • Es el caso, por ejemplo, de los constructores de la iglesia de Santa Sofía en Constantinopla; o de los mosaiquistas, cuyo trabajo era demandado incluso por los califas de Córdoba, los dogos de Venecia o los reyes de Sicilia.

  • La batalla de Covadonga, según una versión cristiana El rey [de Córdoba], movido por una furia insana, preparó un gran ejército con gentes de toda Hispania y puso a su compañero Alqamah al frente.

  • La Bética, con capital en Corduba (Córdoba), era la única senatorial, pues comprendía la zona más romanizada de la Península y no era, por tanto, necesaria la presencia permanente de legiones.

  • La fachada noroeste, abierta al patio, presenta por encima de sus arcos de entrada un friso de arcos túmidos doblados por arcos lobulados, estos con alternancia de dovelas rojas y blancas, como en la mezquita de Córdoba.

  • La fase de estancamiento (siglos ) Durante los siglos viii al x los focos cristianos de resistencia del norte peninsular vivieron una fase de estancamiento económico, que contrastaba con la prosperidad del califato de Córdoba .

  • La fase expansiva (siglos ) A partir del siglo xi, se inició una fase de recuperación demográfi ca y económica, favorecida por la desintegración del califato de Córdoba y la expansión de los territorios cristianos.

  • La fotografía corresponde al molino de la Albolafia, en Córdoba, del siglo .

  • Mientras el Califato de Córdoba entraba en una crisis política y se desmembraba en reinos de taifas, los territorios cristianos se recuperaban y tomaban la iniciativa militar.

  • Pero desde el siglo XI, tras la caída y descomposición del Califato de Córdoba, los nacientes reinos cristianos, en su avance militar, comenzaron la conquista de zonas densamente pobladas por musulmanes.

  • Por el contrario, las obras de ingeniería son las mejor conservadas: puentes, muy numerosos y muchos todavía en uso, como los de Alcántara (Cáceres), Salamanca, Córdoba y Mérida; acueductos, como los de Mérida, Tarragona y, sobre todo, Segovia; y por último, por su carácter excepcional, la muralla de Lugo, la más completa y de más de dos kilómetros de longitud, y el faro conocido como Torre de Hércules, en La Coruña, único faro romano que se conserva, aunque muy restaurado.

  • Principales etapas de la Reconquista Siglos En esta etapa la superioridad de Al Ándalus era incuestionable, en especial durante el siglo x, época de esplendor del califato de Córdoba y de las campañas de Almanzor.

  • Un buen ejemplo es la iglesia de San Miguel de la Escalada (León) –véase imagen inferior–, situada en la región al norte del Duero, primera zona de repoblación cristiana, donde una comunidad de monjes expulsados de Córdoba fundó un monasterio del que solo se conserva esta iglesia.