Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

71 oraciones y frases con bueno

Las oraciones con bueno que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar bueno en una frase. Se trata de ejemplos con bueno gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar bueno en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A la vez, una intención mala convierte en malo un acto que podría haber sido bueno.

  • A su vez, cuanto más se conoce algo que es bueno, más crece el amor hacia ello.

  • Así pues, de un juicio racional que diga «X es bueno» no se sigue necesariamente que «debo hacer X», salvo que un motivo o deseo irresistible —es decir, una pasión— me inste a la realización de esa acción.

  • Así, para entender lo que realmente es el hombre, debemos conocer al hombre bueno y, para ello, en último término, la idea del Bien.

  • Así, por ejemplo, comemos usando cubiertos y platos porque es bueno transformar la necesidad de la alimentación en la acción de compartir racionalmente (en forma de conversación, de arte de la buena mesa, de servicio de unos a otros, etcétera).

  • Así, por ejemplo, podemos a fi rmar que Dios es inteligente y bueno en grado máximo, teniendo en cuenta que estos atributos no son más que un aspecto de la perfección in fi nita del Acto Puro que es Dios.

  • Aun existiendo la realidad, esta no se puede conocer en sí misma, pues su conocimiento dependerá del punto de vista de cada uno, de tal modo que lo que es verdad o bueno para uno, puede ser falso y malo para otros.

  • Cada persona puede elegir el fi n que es bueno para ella, pero también puede decidir actuar voluntariamente en contra de su naturaleza, es decir, del fi n que le es propio.

  • Con estas ideas, Maquiavelo no defendió, sin más, la inmoralidad, es decir, que sea bueno robar, mentir, etc., sino la indiferencia moral en el terreno político.

  • Conciencia: voluntad instruida por la razón, que juzga de manera infalible sobre lo que es bueno o malo moralmente.

  • Cuando esto sucede, es bueno que alguien recuerde cuál es la razón del conflicto y marque el verdadero objetivo: buscar una solución.

  • Decimos que el medicamento es bueno en la medida en que es eficaz en el tratamiento de la enfermedad que nos aqueja.

  • El acto moralmente bueno es aquel cuyo objeto, fin (intención) y circunstancias son buenos.

  • El Aquinate, de acuerdo con Aristóteles, concibió la virtud como un hábito bueno adquirido, operativo y voluntario, que perfecciona al sujeto que lo posee y su acción.

  • El bien deleitable En contraste con lo anterior, cuando hablamos de un buen vino, un buen filete, un buen cuadro, una buena siesta o una buena música, estamos utilizando la palabra bueno en un sentido distinto: llamamos buenas a esas realidades porque nos resultan agradables o placenteras.

  • El concepto se ha de expresar en una definición que ponga de manifi esto la esencia de los asuntos que nos preocupan, que responda a la pregunta sobre qué es la virtud, lo bueno y lo justo en sí.

  • El dios no es bueno, es cruel».

  • El Estado será bueno y justo en la medida en que cada una de esas clases se ocupe e fi cazmente de su cometido, sin que unas inter fi eran en otras: Los filósofos, dedicados al gobierno de la polis, constituyen el grupo más reducido, pero también el más importante.

  • El hombre se hace bueno en la medida en que aprende a identi fi car este bien y trata de alcanzarlo para lograr la felicidad plena.

  • El mensaje cristiano nos impele a descubrir que ser feliz y ser bueno son la misma cosa.

  • El realismo de Maquiavelo se caracteriza por valorar la acción política en función de sus resultados: lo bueno, políticamente hablando, es lo útil para el Estado.

  • En consecuencia, debe haber algo que sea lo máximamente verdadero, bueno, etc. y, por tanto, el ser por excelencia, porque lo que es verdadero o bueno por excelencia, también es ente por excelencia.

  • En el texto se distingue entre ozono malo y ozono bueno.

  • En este sentido, hemos de recordar que el fin no justifica los medios, es decir, que un fin bueno —como lo es, sin duda, querer tener un hijo— no justifica el empleo de medios éticamente incorrectos.

  • En relación con el pensamiento ético y político, a Platón le pareció un error que los so fi stas enseñasen a los jóvenes de Atenas que las leyes de la ciudad, que lo bueno y lo justo, eran relativos.

  • En términos del artículo, el ozono que se forma durante las tormentas eléctricas ¿es ozono malo o bueno ?

  • Es bueno el noble y poderoso.

  • Es bueno que ensayes varias veces tu exposición, para controlar todos los factores que intervienen y determinar si el material complementario que has desarrollado se adecúa a lo que deseas transmitir.

  • Es bueno redactar un breve párrafo en el que se exponga la razón principal por la que cada grupo sostiene su opinión.

  • Este autor propone la recuperación de su significado originario: lo bueno y lo malo era lo que diferenciaba a los fuertes de los débi ferencia la verdadera moral de la moral de los esclavos.

  • Este empeño estableció las bases intelectuales para la investigación de la naturaleza: esta no oculta poderes oscuros ni esconde a dioses caprichosos, sino que la crea un Dios inteligente y bueno, que ha hecho al hombre a su imagen, para que conozca y cuide todas las cosas.

  • Este ser bueno e inteligente ordenó el universo, tomando como modelo el mundo de las ideas.

  • Estos no admitían la existencia de un bien en sí ni de verdades inmutables, pues eran ellos quienes decidían sobre lo bueno y verdadero, y quienes lo imponían a los más débiles.

  • Habermas sostiene que no hay una concepción sustantiva del bien o de la verdad, sino que ambos conceptos se han de comprender formalmente; por eso, pretendió establecer los procedimientos en función de los cuales se puede alcanzar un consenso sobre lo que es verdadero y bueno de un modo imparcial y universal.

  • Hablamos, por lo tanto, de una dimensión práctica de la razón en la medida en que esta es capaz de formular juicios prácticos, es decir, juicios sobre aquello que es bueno hacer aquí y ahora.

  • Habrá que tener en cuenta, sobre todo, el tema prin vez que se ha seleccionado la tesis sobre la que se va opinar, es bueno señalar los argumentos a favor o en contra de esa tesis, así como ponderar la opinión personal sobre el asunto.

  • Huimos naturalmente del dolor... y es bueno que así sea.

  • Kant juzgó que las éticas elaboradas a lo largo de la historia habían hecho depender los cali fi cativos morales bueno y malo de la consecución o no de determinados fi nes.

  • La irascible, simbolizada en el caballo bueno, en la cual se encuentran los impulsos nobles, como la valentía.

  • La boda genera ilusión, pero es solo el principio de un largo trayecto para el que es bueno contar con la ayuda de Dios.

  • La esencia de Dios Algunos de los atributos divinos se pueden demostrar racionalmente cuando hay conceptos comunes a Dios y a las criaturas, como es el caso de los conceptos de ser y de bueno.

  • La fuente natural más abundante de hidrocarburos saturados o alcanos es el petróleo.Seguro que a ti mismo no te gusta sentirte marginado o «colgado»: somos capaces de estar solos, y a veces es bueno, pero nos gusta mucho disfrutar de amigos y amigas con los que compartir nuestra vida.

  • La libertad signi fi ca, por lo tanto, que el ser humano puede querer o no dirigirse hacia el bien, pero no puede decidir lo que es bueno, ya que la perfección que le es propia está inserta en su modo de ser (esencia o naturaleza), tal como ha sido creada por Dios.

  • La naturaleza de la virtud Al igual que Sócrates y Platón, Aristóteles estimó que la virtud es algo que perfecciona al ser humano, lo hace bueno y lo encamina hacia una vida feliz.

  • La razón es capaz de juzgar si «podemos» hacer (si es bueno o malo) algo que está a nuestro alcance.

  • La verdadera virtud se de fi ne, según él, como, por ejemplo, un hábito bueno adquirido, operativo y voluntario.

  • Llamamos bueno a lo que queremos que sea u ocurra.

  • Lo bueno no es relativo, ya que pertenece a esa parte inmaterial e inmutable de lo real.

  • Lo propio de la persona es obrar libre y consciente como bueno.

  • No es bueno recurrir a los laxantes como solución habitual, ya que el organismo acaba acostumbrándose a ellos.

  • No es bueno.

  • Nos identificamos con el lugar donde hemos nacido, con la lengua que hablamos, con las costumbres e ideas que tenemos, etc. Todo eso define nuestra identidad, y es bueno porque ayuda a formar nuestra personalidad.

  • Otros afirman que lo bueno por sí mismo es la vida conforme a la razón o, lo que es lo mismo, la vida virtuosa.

  • Para que haya pecado, además de la materia, es necesario tener advertencia —ser conscientes de la malicia de la acción— y consentimiento —la aceptación libre del acto—. Dios, que es un Padre bueno y misericordioso, conoce la debilidad humana y anhela el regreso del hijo pródigo.

  • Para Sócrates, la felicidad se consigue mediante un comportamiento virtuoso, es decir, conociendo lo que es bueno y verdadero, y logrando el dominio de sí.

  • Pero se distanció de él, ya que la fe cristiana situaba en Dios el origen y el destino del alma, y otorgaba mayor dignidad al cuerpo humano: este es creado también por Dios y, por lo tanto, debe ser bueno.

  • Podría parecer a primera vista que es bueno que las aguas estén bien re-pletas de nutrientes, porque así podrían vivir más fácilmente los seres vivos, ya que no les faltaría alimento.

  • Por ejemplo, el asesinato es malo en sí mismo y no se convierte en algo bueno por el hecho de que la intención sea buscar una ganancia para otra persona o para uno mismo.

  • Santo Tomás define la virtud en que consiste la vida buena como un hábito bueno: el hábito de obrar bien.

  • Se podría pensar que, para conseguir una higiene total, sería bueno mezclarlos, pero eso no es cierto y, además, resulta muy peligroso.

  • Si consideramos que la democracia es un simple juego en el que unos ganan y otros pierden, podemos acabar pensando que en sus reglas nada es verdad ni mentira, que nada es bueno ni malo, que todo es relativo.

  • Si el ser humano es el que decide qué es bueno, ¿quién podrá impedirle subvertir todos los valores?

  • Si un texto inicial tiene muy mala calidad, la corrección no lo hará bueno.

  • Sin embargo, aunque no tuvo dudas sobre lo que es políticamente bueno —todo lo que conduce a la conservación del Estado—, pensó que era muy difícil saber lo que es bueno en política en cada caso concreto.

  • Sin embargo, Hume no lo vio así, pues mantuvo que el sentimiento moral es subjetivo, pero no cambiante y relativo, porque todos los seres humanos gozan de un mismo instinto o sentido moral que les hace apreciar lo que es bueno y lo que es malo.

  • Sin embargo, un texto de razonable calidad puede convertirse en bueno, y otro bueno, en excelente, si se corrige adecuadamente.

  • Son creadores de valores, porque deciden por sí mismos lo que es bueno y lo que es malo.

  • Sostuvo que los cali fi cativos bueno y malo solo se pueden aplicar al hombre y a su voluntad, porque se rigen por leyes morales, que se ocupan del deber ser y se pueden acatar o no libremente.

  • Un acto es moralmente bueno cuando supone, al mismo tiempo, la bondad del objeto en sí mismo, el fin que persigue y las circunstancias que lo rodean.

  • Virtud: hábito bueno adquirido, operativo y voluntario.

  • Y tenemos un gran riesgo con ello: si tomamos uno malo o uno bueno.