Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

70 oraciones y frases con bosques

Las oraciones con bosques que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar bosques en una frase. Se trata de ejemplos con bosques gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar bosques en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Cómo podría olvidarme nunca del solemne misterio de aquellos bosques?

  • ¿Cómo se transmite la energía cuando se queman los bosques?

  • ¿Crees que es un buen método para salvar los bosques?

  • ¿Crees que los bosques están siendo bien utilizados en general?

  • ¿Qué relación hay entre el coltán y los conflictos en los bosques de la RDC?

  • A pesar de ello, las políticas coloniales se basaban en el supuesto, equivocado, de que un bosque exuberante es sinónimo de suelos fértiles, y los bosques se conquistaban para destinarlos a los cultivos comerciales y la agricultura.

  • Actualmente, existe una mayor conciencia del coste social y ambiental de la sobreexplotación de los bosques.

  • Actualmente, se establecen planes de aprovechamiento racional basados en la distinción entre sectores de agricultura intensiva, de bosques de producción y áreas protegidas, forestales o no. Este tipo de política de aprovechamiento del espacio rural asegura la optimización de los sistemas de cultivos y la protección de los recursos de la Tierra.

  • Algunos de los efectos de la lluvia ácida son: daños en la vegetación, hasta el extremo de que llega a devastar grandes bosques; acidificación de las aguas, por lo que estas ya no son potables y causan la muerte de los organismos acuáticos, y deterioro de edificios y otros elementos del patrimonio histórico y natural.

  • Así obtenemos informa ción más exacta sobre la evolución de los bosques y nuevos datos sobre las causas de la deforestación y degradación forestal», señaló Jan Heino, Subdirector General del Departamento Forestal de la FAO.

  • Así, no da como falsa la leyenda de que habiéndose incendiado una vez los bosques, al estar la tierra compuesta de plata y oro, subieron fundidos a la superficie; pues todo el monte y colina es como dinero acumulado allí por una pródiga fortuna.

  • Así, el hábitat de una ardilla son todos los bosques templados; el de un camello, los desiertos áridos y cálidos, etc. El zorro ártico tiene las siguientes adaptaciones a la vida en ambientes fríos: el calor y evitar conge laciones.

  • Aun así, un ejemplo de este bioma son los bosques andinopatagónicos que se encuentran en el sur de Argentina y Chile, en América del Sur.

  • Aún quedan grandes extensiones de bosques primarios en la selva amazónica.

  • Bosques de hoja perenne o perennifolios.

  • Bosques septentrionales de Nortea mérica y Europa.

  • De todas ellas, la más destacada fue la Escuela de Barbizon (o de Fontainebleau), que recibe el nombre de la pequeña localidad situada junto a los bosques de Fontainebleau, cerca de París.

  • Durante el Carbonífero, grandes extensiones de bosques quedaron sucesivamente sepultadas bajo sedimentos, en condiciones de elevada presión y falta de oxígeno que favorecieron la formación de carbón.

  • Ello debería hacernos reflexionar sobre la tala indiscriminada de bosques, la caza de las ballenas, la pesca incontrolada de especies en vías de extinción y la utilización inadecuada del agua.

  • En cambio, las que viven en islas altas y húmedas, como Isabela, con bosques de niebla y abundante hierba, presentan caparazones en forma de domo o cúpula y cuello y patas cortos.

  • Era frecuente que los municipios tuvie- ran la propiedad de ciertas tierras, que podían ser de aprovechamiento común y gratuito de todos los vecinos ( «bienes comunales», como prados, bosques, etc.) o tierras de labor cedidas para su explotación a particulares a cambio del pago de una renta al municipio ( «bienes de propios» ).

  • Es importante destacar que algunas actividades humanas degradan el suelo, como por ejemplo, la deforestación, la explotación incontrolada de bosques, la minería a cielo abierto, prácticas agrícolas inapropiadas o construcciones de obras públicas.

  • Está formado, sobre todo, por bosques de coníferas, como las píceas, los pinos y los abetos.

  • Están surgiendo propuestas, como la certificación forestal y el etiquetado de la madera, para favorecer aquellos productos que provienen de una gestión sostenible de los bosques.

  • Este proceso necesita de ambientes donde pueda producirse una acumulación masiva de materia orgánica vegetal, con procesos anaeróbicos bacterianos o de carbonización, mezclas de sedimentos, arenas y fangos en zonas acuáticas restringidas (lagunas y deltas fluviales) o como en las zonas tropicales de bosques húmedos antiguos, y cuencas subsidentes (hundimiento) próximas al mar durante periodos de tiempo tectónicamente rápidos y inestables.

  • Este producto se empleó para crear los suelos y como revestimiento de piscinas, cisternas de salazón, aljibes, etc. La polis griega estaba formada por un establecimiento urbano ( asty ), generalmente instalado al pie de una ciudadela elevada ( acrópolis ), junto con una parte rústica ( chora ), compuesta por las tierras que eran propiedad de los ciudadanos particulares, los campos sin cultivar y los bosques.

  • Estos cambios se relacionan con el tránsito de una dieta a base de frutos carnosos, muy abundantes en los bosques húmedos (selvas), que precisa grandes incisivos, a una dieta rica en semillas duras, frutos secos, tubérculos y raíces, propios de los bosques secos y de las sabanas, que necesita grandes molares.

  • Estos bosques se encuentran en zonas de clima agradable y suelo muy fértil, por lo que ha sido una de las regiones más explotadas por el hombre.

  • Hoy en día, la lluvia ácida parece que está erosionado estructuras, dañado los bosques y las cosechas y poniendo en peligro la vida en los lagos de agua dulce.

  • La agricultura sustituyó vegetación natural por especies de cultivo, taló bosques para obtener tierras cultivables y uti lizó el fuego como elemento modelador del paisaje.

  • La desaparición de los bosques de una región da lugar a un clima más seco.

  • La explotación desenfrenada de los recursos naturales, especialmente la de los bosques, provoca la degradación de los ecosistemas, la desaparición de especies animales y vegetales, y el maltrato del paisaje.

  • La huella ecológica es un indicador que se define como «el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos), necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada, con un modo de vida específico, de forma indefinida».

  • La importancia de los bosques en los ecosistemas terrestres es enorme, ya que protegen el suelo de la erosión y, gracias a la fotosíntesis, enriquecen de oxígeno y vapor de agua la atmósfera.

  • La lluvia ácida daña los bosques, los terrenos agrícolas e incluso los monumentos y edificios.

  • La mayoría de los bosques me diterráneos originales han sido modificados y degradados por el hombre .

  • La mayoría de los musgos viven en lugares húmedos, como ciertos bosques.

  • La preservación de algunos bosques viejos sería una medida muy necesaria a favor de la biodiversidad.

  • La silvicultura es la ciencia que estudia el cultivo y el aprovechamiento racional de los bosques.

  • Las ardillas realizan una importante acción ecológica en los bosques en donde habitan, ya que una de sus actividades es la de enterrar las semillas que recolectan durante el otoño, como reserva para alimentarse una vez que terminen la hibernación.

  • Las canteras pueden reconvertirse mediante la restauración en bosques, parques tecnológicos, polígonos industriales, terrenos agrícolas o urbanizables, vertederos controlados o zonas de ocio.

  • Las oquedades naturales son cada vez más escasas en las masas forestales jóvenes, por lo que, desde el punto de vista de la conservación, los murciélagos forestales están especialmente necesitados de refugios en los bosques.

  • Los bosques con árboles viejos, que tienen oquedades, escasean.

  • Los bosques desempeñan un papel clave en el almacenamiento del carbono; si se eliminan, el exceso de dióxido de carbono en la atmósfera puede causar el calentamiento global de la Tierra.

  • Los bosques primarios son aquellos en los cuales prácticamente no ha intervenido la mano humana, formados mayoritariamente por árboles viejos que crecían muy poco.

  • Los bosques reciben el nombre de la especie de árbol más abun dante.

  • Los bosques se pueden clasificar en dos categorías ecológicas: Bosques de hoja caduca o caducifolios.

  • Los bosques son muy importantes para el mantenimiento de la vida en nuestro planeta, ya que desempeñan las siguientes funciones ecológicas: Regulan el agua contenida en el suelo.

  • Los bosques templados son típicos de todo el con tinente europeo, pero se encuentran también en la parte oriental de América del Norte, la región oriental de China y parte de Japón.

  • Los bosques tropicales, sin duda los principales almacenes de biodiversidad del planeta, están desa-pareciendo a un ritmo vertiginoso.

  • Los mayores índices de biodiversidad se localizan en los trópicos, sobre todo en los bosques tropi cales húmedos, y en los arrecifes de coral.

  • Los silvicultores de todo el mundo han talado bosques naturales para abrir hueco a plantaciones más rentables en la producción maderera.

  • Los suelos pardos se forman en zonas de bosques de ro -bles y encinas.

  • Más tarde, templo había lugares de culto no vinculados a ningún templo, como capillas, bosques sagrados o algunas fuentes.

  • Muchos bosques fueron talados para aprovechar la madera, obtener suelo para la agricultura y edificar ciudades.

  • Normalmente provienen de árboles de bosques de zonas frías y de crecimiento rápido.

  • Observa estos vegetales que habitan en bosques y lugares húmedos.

  • Para evitarlo, el ser humano ha ideado todo un sistema de procesos, mecanismos y herramientas, como la ropa y el material ignífugos, extintores, técnicas para apagar incendios en nuestros bosques mediterráneos, etc. Seguramente es en este último aspecto, los incendios forestales, en el que nos parecemos un poco al Homo erectus.

  • Pero a menudo, y en especial en las zonas ya pobladas, el monarca no transfería la totalidad de las propiedades del lugar, sino solo aquellos bienes y derechos que hasta entonces habían correspondido a la corona (las tierras sin dueño, los bosques, los montes, ciertas rentas, etc.), sin modi fi car las propiedades de los vecinos.

  • Por ejemplo, los bosques y los suelos.

  • Por ejemplo, muchos bosques europeos tienen menos especies de plantas que los norteamericanos.

  • Se encuentran sobre todo en bosques de encinas y alcornoques, pinares (especialmente de pino blanco), matorrales, tomillares y espinares.

  • Se forma en lugares fríos y con lluvias in -tensas, sobre todo en los bosques de coníferas, como la taiga.

  • Se forma en zonas de bosques cadu cifolios.

  • Son los bosques de árboles con hojas que se renuevan continuamente durante todo el año.

  • Son los bosques de árboles que pierden todas las hojas durante el invierno; por ejemplo, los robledales y los hayedos.

  • También os doy los montes y los llanos, y los bosques y las maderas, para todos vuestro propios usos así de casas como de naves.

  • También se puede considerar agricultura de subsistencia la itinerante o errante, que se realiza en los bosques tropicales, donde se talan los árboles de una zona hasta conseguir unas pequeñas parcelas.

  • Una causa del empobrecimiento de las especies es el hecho de que en los bosques actuales gestionados casi no hay madera en descomposición.

  • Una vez constituido el concejo, el rey otorgaba un Fuero, Carta de población o Carta Puebla –conjunto de normas que regulaban todos los aspectos de la vida municipal–. A los nuevos pobladores se les concedía un solar para levantar su casa y tierras de cultivo, que al cabo de unos años pasaban a ser de su propiedad; también se les permitía disfrutar de las tierras y bienes comunales (bosques, zonas de pastos, etc.).