Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

32 oraciones y frases con bizantino

Las oraciones con bizantino que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar bizantino en una frase. Se trata de ejemplos con bizantino gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar bizantino en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A partir de entonces, sin romper por completo con la tradición anterior, se configuraron sus rasgos distintivos, que habrían de influir sobre el arte medieval occidental y, más aún, sobre la Europa eslava, donde el arte bizantino ha pervivido hasta nuestros días.

  • Al milagro asiste una comitiva de personajes toledanos, amigos y contemporáneos de El Greco, lo que supone un verdadero anacronismo: su hijo, en primer plano a la izquierda, que presenta la escena al modo del teatro clásico; el propio pintor, que mira al espectador, justo por encima de San Esteban; el párroco de la iglesia y comitente de la obra, frailes de las órdenes religiosas toledanas, caballeros de la Orden de Santiago, etc. La parte superior es un rompimiento de gloria, presidido por el tema bizantino de la Deesis: Cristo Juez, flanqueado por la Virgen y San Juan como intercesores de la humanidad.

  • Algunos de los temas y tipos más significativos habrían de pervivir durante toda la Edad Media en el arte bizantino y se extenderían, incluso, al occidental.

  • Aunque cristiano, en mayor o menor medida, fue en lo sucesivo todo el arte occidental, en esta unidad nos limitaremos a dos estilos muy relacionados entre sí: el arte paleocristiano, el de los primeros seguidores de la nueva fe, hasta la caída de Roma; y el arte bizantino, que evolucionó y se desarrolló a partir de aquel en el sector oriental del Imperio, hasta el final de la Edad Media.

  • De esta forma quedaba patente la estrecha vinculación existente en el Imperio Bizantino entre el poder espiritual de la Iglesia y el político de los emperadores, que afirmaban serlo «por la gracia de Dios» y se consideraban iguales a los apóstoles y representantes de Dios en la tierra.

  • Desarrolla brevemente el siguiente tema: Evolución de la iconografía, desde el arte paleocristiano al bizantino .

  • El color es, junto con la luz, el elemento esencial del mosaico bizantino, ya que se dirige más a los sentidos que a la razón, buscando sumergir al espectador en un estado de admiración emocional.

  • El Imperio Bizantino se inclinó cada vez más hacia lo helénico y lo oriental, distanciándose de la tradición antigua romana para entrar de lleno en una concepción medieval del mundo.

  • En cuanto a los clientes, lo habitual en el arte bizantino era que las grandes obras, tanto civiles como religiosas, fueran encargadas y financiadas por el emperador, como máximo representante del poder político y espiritual, para promocionar y exaltar su poder.

  • En el parteluz es frecuente la representación de la Virgen como madre de Dios, de pie y con el Niño en el brazo izquierdo, según el modelo bizantino de la Odigitria .

  • En el piso superior de la tabla central se representa a Cristo en Majestad, flanqueado por la Virgen y San Juan (tema bizantino de la Déesis); y en las tablas laterales, a Adán y Eva en los extremos, y a ángeles cantores y músicos.

  • En su obra se sintetizan las diversas in fl uen- cias que recibió a lo largo de su trayectoria desde Creta hasta España: la espiritualidad del arte bizantino cretense, las luces irreales y los colores fríos del pintor veneciano Tintoretto, etc. Entre sus obras más destacadas, se podrían mencionar: La adoración del nombre de Jesús (El Escorial), cuadro que ofreció a Felipe II, ya que es una exaltación de su persona y de su triunfo contra los turcos en Lepanto; El martirio de San Mauricio (El Escorial), obra encargada por Felipe II, que nunca colocó en su destino por no ser de su agrado; El entierro del señor de Orgaz (iglesia de Santo Tomé en Toledo), probablemente su mejor obra; y magní fi cos retratos, como el del Caballero de la mano en el pecho (Museo del Prado, Madrid).

  • Es un magnífico ejemplo del tipo Gótico de Virgen, inspirado en el modelo bizantino de la Odigitria, en contraposición con el tipo románico, sedente, inspirado en la Kiriotisa.

  • Figuras hieráticas y con escasa expresividad, también por influjo bizantino.

  • Giotto rompió definitivamente con los convencionalismos del estilo bizantino en una labor innovadora que se puede resumir en tres características: La monumentalidad y volumetría de sus figuras, que adquieren corporeidad mediante un correcto juego de luces y sombras, superando los colores planos de la tradición bizantina.

  • Imperio Bizantino de Justiniano (siglo ) Imperio Bizantino en el siglo Venecia Roma Constantinopla Constantinopla Trebisonda Tesalónica Atenas Sin embargo, esta situación no se pudo mantener durante mucho tiempo y el Imperio Bizantino se redujo de nuevo a sus territorios orientales, en cuyos límites nació en el siglo VII el Islam, nueva fuerza política y religiosa que constituiría en lo sucesivo su principal amenaza, por su pujanza y capacidad expansiva.

  • La arquitectura italiana denota una mayor influencia de la Antigüedad clásica y del arte bizantino, y sus dos variantes regionales de mayor interés fueron el Románico lombardo y el toscano, este a su vez con dos modelos: el pisano y el florentino.

  • La arquitectura rompió de forma definitiva con la tendencia basilical de Occidente y estableció el que se convertiría en modelo clásico de templo bizantino, con las siguientes características: Planta de cruz griega con nártex, generalmente inscrita en un cuadrado o rectángulo.

  • La decoración de escamas y el empleo de cúpulas de tipo bizantino son dos rasgos propios de las iglesias del oeste de Francia, como ya se ha visto a propósito de la catedral de Angulema.

  • La influencia italo-bizantina, en cambio, afectó sobre todo a la pintura catalana, que presenta algunas diferencias respecto a la castellano-leonesa: Rico cromatismo de origen bizantino, con predominio de colores rojos, verdes y azules muy vivos.

  • La obra analizada es el mosaico bizantino conocido como «Cortejo de la Emperatriz Teodora», situado en el ábside de San Vital de Rávena.

  • Las influencias artísticas que confluyeron en el Románico son numerosas: la romana occidental, la oriental (a través del arte bizantino y el hispanomusulmán) y las tradiciones locales de los estilos prerrománicos.

  • Nació en Creta (entonces bajo dominio veneciano), donde destacó como pintor de iconos en el estilo bizantino característico de la isla.

  • Para muchos historiadores este sería el comienzo del arte propiamente bizantino.

  • Pertenece, por tanto, al periodo paleobizantino o, según la clasificación tradicional, a la primera edad de oro del arte bizantino.

  • Su obra, de una gran originalidad y esencialmente manierista, incorporó y sintetizó las diversas influencias que recibió a lo largo de su trayectoria desde Creta hasta España: Del arte bizantino cretense, el simbolismo y ciertos elementos iconográficos.

  • Su primera etapa, conocida como «renacimiento macedonio» (hasta mediados del siglo XI ), fue el momento más representativo del arte bizantino, ya que en él se fijaron sus rasgos esenciales, sobre todo en lo relativo a la iconografía.

  • Sus rasgos anticipan los del primitivo arte cristiano y bizantino: El hieratismo y la rigidez en la expresión y en la postura.

  • Tratamiento de los motivos y en especial de la figura humana El arte bizantino no es naturalista y el tratamiento de las figuras es esquemático.

  • Uno de los más frecuentes fue la Maiestas Domini o Cristo en majestad, sentado en un trono y rodeado de la mandorla o almendra mística, muy relacionado en cuanto a significado y tratamiento con el Pantocrátor bizantino, la Visión Apocalíptica o el Cristo Juez del Juicio Final.

  • Uno de los temas más representados fue la Virgen con el Niño, según el modelo bizantino de la Kyriotisa, en majestad y como trono de Dios.

  • Y de ella destaca en especial la cúpula de tipo bizantino que se eleva sobre el crucero: semiesférica, sobre tambor y pechinas, en vez de trompas como era habitual en el Románico.