Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

106 oraciones y frases con belleza

Las oraciones con belleza que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar belleza en una frase. Se trata de ejemplos con belleza gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar belleza en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «El encuentro con la belleza puede convertirse en el impacto de la flecha que hiere el alma y así esta abre sus ojos.

  • «Por lo cual también en el tratamiento con que la divina Providencia e inefable bondad mira a la curación de las almas luce muchísimo la belleza en sus grados y perfección.

  • Ajustándose al ideal de belleza clásica, basada en los principios de armonía, orden y proporción, las construcciones renacentistas aspiraban a ser conjuntos armoniosos, en los que cada parte estuviera ordenada y relacionada con las demás según un correcto sistema de proporciones matemáticas.

  • Algo similar ocurrió un siglo antes con «La tormenta» de Giorgione, pero en este caso estamos ante un ambiente idealizado de serena belleza, que abre el camino al gran paisaje heroico del siglo .

  • Ambas formas de belleza, de amor y de vida son dignas, y nada tienen que ver con el mero deseo de placeres sensuales.

  • Aparece semidesnuda y yacente, sobre un diván, transmitiendo sensualidad y juventud, según el ideal clásico de belleza equilibrada y serena.

  • Arte y oración «Hay expresiones artísticas que son auténticos caminos hacia Dios, la Belleza suprema; más aún, son una ayuda para crecer en la relación con él, en la oración.

  • Así, el cosmos no tiene la perfección de las ideas, pero, de algún modo, re fl eja su bondad y su belleza.

  • Aunque Prometeo desconfió de ella, su hermano quedó deslumbrado por su belleza y se casó con ella.

  • Belleza, naturaleza y gratitud, de L. Schwartzberg.

  • Berruguete, como Miguel Ángel en sus obras finales, desdeñaba la belleza formal y las proporciones clásicas para acentuar la expresividad, la tensión y el dramatismo profundamente religioso de sus figuras, mediante un lenguaje que concilia el patetismo gótico con ciertos recursos manieristas, como las anatomías deformadas y alargadas o la figura serpentinata.

  • Como otros humanistas, fue crítico con la escolástica por su descuido de la belleza y de la estética.

  • Como todo el arte antiguo, tenía una finalidad práctica, pero también perseguía la belleza, entendida como orden, armonía y proporción.

  • Con muertos!», muestra tres cuerpos de perfecto tratamiento clásico, pero mutilados y sangrantes, resaltando así los efectos salvajes de la guerra sobre la belleza y la dignidad humanas.

  • Cuando las realidades creadas por el hombre al-canzan una belleza excelente, hablamos de belleza artística.

  • Cupido, el Amor, es el que mueve ese mundo, y Mercurio, al despejar las nubes, tal vez nos dirige la mirada hacia Dios, como fuente de toda belleza.

  • De este modo reivindicaba el principio de armonía, fundamental para producir emoción y belleza, que no tenían por qué ser incompatibles con la producción en serie.

  • De este modo se facilita la comprensión intelectual del edificio a través de la percepción de las proporciones geométricas; es decir, la belleza se identifica con la armonía matemática.

  • De este modo, una persona puede emocionarse ante la belleza del mar o de una puesta de sol, o puede sentirse unida a otras al interpretar o al escuchar junto a ellas una determinada música.

  • Decimos, por ejemplo, que la Venus de Milo es bella, dado que estimamos que la materia de la que está hecha participa de la belleza, gracias a la forma que le dio la acción del artista que la esculpió.

  • Destaca de nuevo el fondo de paisaje de tonos cálidos, cuya belleza natural y carácter apacible contribuyen a crear un ambiente de relajación propicio para el sueño de la diosa.

  • Dios, para un cristiano, es el arte por esencia, porque ha creado todo de la nada, porque ha donado la belleza y la bondad del mundo, porque él mismo es lo más bello y atractivo que puede existir.

  • Dotar de belleza idealizada y carácter amable a las imágenes, en especial de la Virgen y el Niño, para cautivar mediante la complacencia, recurso propio en este caso de la escuela andaluza .

  • El artista puede convertirse en un colaborador directísimo de Dios, en la medida en que la obra de sus manos es capaz de desvelar la santidad, trascendencia y belleza del mismo Dios.

  • El Partenón es, por todo lo dicho anteriormente, una obra fundamental de la arquitectura del período clásico, ya que en ella se plasman a la perfección los ideales estéticos de la civilización griega: arte concebido en relación con el hombre, sometido a la razón, y que alcanza la belleza a través de la armonía, la proporción y el orden de todas sus partes.

  • El Amor surge ante la percepción de la Belleza y es el deseo de gozar de ella.

  • El arte egipcio carecía de la noción de belleza por sí misma, y sus realizaciones, determinadas por las creencias religiosas, obedecían a un criterio básico de utilidad y duración (de ahí el uso de la piedra).

  • El clasicismo, que no renunciaba a la realidad, pero tampoco al ideal clásico de belleza.

  • El concepto de belleza es difícil de cuantificar, pero siguiendo una serie de clasificaciones se puede catalogar el paisaje de un territorio con una cierta objetividad.

  • El héroe bíblico es tratado aquí como un adolescente de belleza andrógina con un acentuado contrapposto que nos remite a la Antigüedad clásica.

  • El historiador Gállego propone dos que no se excluyen entre sí: según la primera, el Amor (Cupido) queda vencido y encadenado por la Belleza (Venus); y según la segunda, la belleza del cuerpo de Venus nos oculta la vulgaridad de su rostro, que el espejo implacable nos descubre, mientras Cupido nos desvela la falsa belleza de que es esclavo.

  • El neoplatonismo es una corriente filosófica según la cual la belleza del mundo visible es un reflejo o emanación de la luz divina.

  • El propio concepto de belleza coincidía con el de la Antigüedad, pues se entendía como proporción, armonía y orden de todas las partes en el conjunto de la obra artística.

  • El realismo del cuerpo inerte de Jesús contrasta con la visión idealizada de la Virgen, cuya belleza y juventud la sitúan al margen del paso del tiempo, y cuya serenidad y expresión de dolor contenido resultan realmente conmovedoras.

  • El valor de la belleza Hablamos de algo bello cuando resulta depositario del valor de la be-lleza.

  • Elige a Afrodita en un concurso de belleza.

  • En ambos cuadros Valdés Leal se despreocupa de la belleza y la corrección, y se concentra en la fuerza expresiva de imágenes impactantes, acentuando los rasgos macabros con un carácter moralizador y teatral propio del Barroco.

  • En cualquier caso, en este cuadro no representó a Baco del modo habitual, como un viejo gordo y alegre o como un joven de belleza idealizada, sino como un personaje vulgar, afeminado y con el rostro enrojecido por la ebriedad, que en una actitud típica del Barroco trata de implicar al espectador ofreciéndole una copa de vino.

  • En cualquier caso, éstos fueron los factores que explican el origen del renovado interés por la Antigüedad que caracterizó al Neoclasicismo: El culto a la razón del pensamiento ilustrado, que necesariamente debía identificarse con un arte como el grecorromano, para el que la belleza era orden, proporción y armonía, todos ellos atributos de la razón.

  • En Francia la Revolución se había identificado desde sus comienzos con la Antigüedad clásica tanto en sus valores morales, a los que se atribuía una validez universal, como en sus realizaciones artísticas, basadas en un concepto racional de la belleza.

  • En general, la belleza se suele relacionar con la armonía, en el sentido de la presencia en lo bello de una cierta unidad en la diversidad, de una cierta integración entre elementos distintos.

  • En su estilo resulta evidente la influencia italiana, tanto la sienesa de Duccio (figuras alargadas, de idealizada belleza, actitudes delicadas y expresiones dulces), como la florentina de Giotto (corporeidad de las figuras e interés por la representación espacial, paisajística o arquitectónica).

  • En una de sus paredes la belleza se simboliza con una pintura del Parnaso; en la pared de enfrente, las Virtudes y la Ley aluden a la bondad y la justicia; por último, en las otras dos paredes, a su vez enfrentadas entre sí, se hace referencia a la verdad a través de dos temas: la Disputa del Santo Sacramento (o Triunfo de la Religión), que simboliza la verdad revelada por la fe y transmitida por el cristianismo; y la pintura aquí comentada, «La Escuela de Atenas», que alude a la verdad alcanzada a través de la filosofía y la razón.

  • Entre las diversas tendencias del helenismo, se mantuvo en todo momento una corriente clasicista que pretendía volver a la belleza ideal, equilibrada y serena, de los siglos y a.C.

  • Era una arquitectura de valores escultóricos, pues otorgaba más importancia al aspecto exterior que al espacio interior; es decir, primaba la belleza del «volumen» sobre la utilidad del edificio, como si fuese una escultura.

  • Eros y Psique es uno de los mejores ejemplos de escultura neoclásica, que refleja a la perfección los ideales estéticos de la Antigüedad, tal como los entendían Winckelmann y otros teóricos del Neoclasicismo: belleza idealizada, serenidad, composición equilibrada, tema mitológico de fuerte carga simbólica, y depurada técnica sobre mármol de color natural.

  • Es el máximo exponente del clasicismo griego: sus obras transmiten una belleza tranquila y una actitud serena, con expresiones y gestos majestuosos .

  • Es la diosa de la belleza y tiene muchos amores (engaña a su marido Hefesto, especialmente con Ares).

  • Es lo que sucede con todas las realidades valiosas: la belleza, el amor, la amistad, etcétera.

  • Es más, puede realizar objetos cuya única finalidad es reflejar la belleza.

  • Es un buen ejemplo de la escultura rococó, cuyos temas predilectos fueron historias o figuras mitológicas relacionadas con el amor y la belleza femenina, pero también, como en este caso, escenas de la vida cotidiana.

  • Esencialmente consistió en una religiosidad distinta, con una actitud más positiva hacia las realidades de este mundo: El objetivo seguía siendo la enseñanza de las verdades esenciales, pero sin renunciar por ello a la belleza formal.

  • Esta clase de belleza es la belleza natural.

  • Esta fue su gran obra, a la que Miguel Ángel consideró, por su perfección y belleza, merecedora de ser la «Puerta del Paraíso», como popularmente se la conoce.

  • Existen ideas de todo lo que es; hay ideas de los objetos físicos (como una piedra o un caballo) y hay ideas de valores estéticos o morales (la belleza, la bondad, la justicia, etc.).

  • Existía un especial interés en resaltar la apariencia del edificio, o al menos de su fachada, con un sentido escenográfico en relación con el entorno urbano, mientras que en el Renacimiento se perseguía la belleza y la armonía de la obra en sí misma.

  • Explica las tres cualidades que caracterizan el valor de la belleza.

  • Fue hallada a principios del siglo en la isla de Milo, en el archipiélago de las Cícladas, y se convirtió desde entonces en el modelo de belleza ideal transmitido por Grecia.

  • Hay diversos valores estéticos o formales: la belleza, la gracia, la elegancia, la originalidad, la expresividad, lo solemne, etc. La belleza constituye un valor muy importante, sin duda, entre estos.

  • Incluso se ha definido a su estilo, quizás impropiamente, como «neogoticismo»: se despreocupó de la perspectiva y las proporciones humanas, sus figuras son estilizadas y curvilíneas, y acusa un marcado gusto por lo decorativo y la delicada belleza.

  • La belleza de la arquitectura manifiesta al mismo tiempo la dimensión técnica y la estética de la cultura.

  • La belleza del matrimonio y de la fidelidad que pide se hace especialmente patente cuando se observa a parejas que han vivido muchos años juntos, que se ilusionan con las esperanzas de sus hijos y de sus nietos, pero a los que, sobre todo, les sigue importando su compromiso de amor.

  • La belleza se ha definido como ‘el esplendor del orden’, ya que brota de cierto orden o disposición presentes en la realidad.

  • La belleza se parece al ideal de la santidad cristiana: el hombre y la mujer virtuosos, el artista equilibrado, la apertura de los ojos hacia una realidad que Dios hizo buena y hermosa, convierten a lo cristiano en un estrecho aliado de la creación artística.

  • La composición, teatral y dinámica, es claramente barroca; pero el encanto que ejercen sus figuras, con modelos elegantes y de gran belleza (obsérvese el carácter andrógino del ángel), remite ya a la exquisita sensibilidad del Rococó italiano.

  • La escultura y la pintura reflejaron igualmente una visión de lo sagrado más complaciente y cercana, lejos de la solemnidad distante del Románico: la iconografía mostraba un renovado interés por escenas de la Virgen y de vidas de los Santos; y las imágenes se humanizaban, expresando sentimientos, gestos y actitudes más naturales, sin renunciar a la belleza.

  • La exaltación y propaganda del cliente, ya fuera el Estado o un particular, que dio origen a una arquitectura en la que a menudo se identificaba la belleza con lo colosal o monumental.

  • La fe cristiana impulsa al hombre a buscar la verdad y la belleza de Dios, y a descubrir y realizar su verdadero bien.

  • La montaña es, además, el sitio al que Jesús se suele retirar a orar, un lugar con una atmósfera de paz y belleza.

  • La Revelación de Dios muestra que la sexualidad es algo sagrado, es decir, pleno de valor y belleza.

  • La Revelación de Dios muestra, de este modo, que la sexualidad es algo sagrado, es decir, pleno de valor y belleza.

  • Las ideas expresadas por las palabras belleza o movimiento, serían ejemplos de modos.

  • Le Corbusier pretende conciliar las propuestas de la arquitectura moderna (rigor, funcionalidad, empleo de nuevos materiales, rechazo de los historicismos) con la producción en serie y las proporciones de la arquitectura clásica, a las que consideraba imprescindibles para producir emoción y belleza.

  • Lee el siguiente texto sobre la belleza y contesta a las preguntas.

  • Los personajes, de belleza idealizada, se vinculan entre sí a través de las miradas y los gestos de las manos: la Virgen sujeta por detrás a San Juan Bautista niño, que está adorando a Jesús mientras este, situado a un nivel más bajo y protegido por un ángel, le bendice con la mano derecha.

  • Los rasgos formales de esta escultura en relieve eran consecuencia de su concepción religiosa y su finalidad didáctica, pues preocupaba más la transmisión clara y sencilla del mensaje que la belleza aparente y la corrección formal: Es, ante todo, una escultura antinaturalista; no obstante, solía estar pintada, siguiendo la tradición clásica.

  • Los seres humanos podemos descubrir la belleza presente en la natu-raleza.

  • Paisajes sublimes o pintorescos, que carecían de la belleza serena e idealizada del clasicismo para convertirse en escenario de las impetuosas fuerzas de la naturaleza o en la expresión del estado de ánimo del artista.

  • Para él, la realidad material y el resplandor de las cosas de este mundo eran un reflejo de la belleza y de la luz divinas; por tanto, a través de la contemplación de aquellas el hombre podía elevarse hasta el conocimiento de Dios.

  • Para una adecuaba educación de la conciencia es imprescindible: y la belleza del bien.

  • Pero lo más llamativo es la belleza idealizada de los rostros y la conmovedora expresividad de sus gestos.

  • Pero los seres humanos no solo somos capaces de descubrir y valorar la belleza de lo que nos rodea.

  • Pero un rasgo diferenciador de Grecia fue la importancia concedida a la razón humana, que marcó toda la evolución posterior de su cultura y propició el surgimiento del arte clásico (es decir, superior y modélico), cuyo concepto de belleza obedecía a criterios objetivos y racionales, pues se consideraba bella toda realización que reuniera los principios de orden, armonía y proporción.

  • Por ejemplo, el valor de la belleza en una obra de arte.

  • Por otra parte, tanto los animales bellos como cualquier otra cosa bella que esté compuesta de partes han de tener las partes ordenadas y, además, ha de poseer una dimensión que no puede ser cualquiera, porque la belleza reside en la dimensión y en el orden.

  • Por ejemplo, los griegos y romanos antiguos pretendían un arte centrado en las categorías o valores estéticos de la belleza o la armonía, mientras que, siglos más tarde, los artistas románticos defendían que el arte debía ser, esencialmente, fuente de originalidad, expresividad y emoción.

  • Por ejemplo: la verdad, el universo, el bien, la justicia, la realidad, la belleza, el amor, el alma, Dios, etcétera.

  • Por ello, la Venus que preside la escena es la Venus Vulgar (vestida), como símbolo de la belleza del mundo visible.

  • Por encima de ella se eleva la estructura exterior de la cúpula, cuya gran belleza plástica se resalta mediante el retraimiento de la fachada.

  • Por esta razón, los entes creados son imagen de él; mani fi estan su ser y re fl ejan su bondad, su verdad y su belleza.

  • Puede ser tanto material —carecer de alimento o de una vivienda digna, por ejemplo— como espiritual —así, la ignorancia o la soledad—. Atenta contra la dignidad del ser humano, pues hace que alguien preparado para el conocimiento y la belleza deba centrarse tan solo en sobrevivir.

  • Se aspiraba a alcanzar la belleza formal, como en la Antigüedad grecorromana, en contraposición con la tradición medieval, que la supeditaba al mensaje religioso.

  • Se puede hablar de un modelo de belleza existencial: la vida de los santos tiene mucho de realización hermosa, en la medida en que, al parecerse a Jesucristo, realizan en sí mismos la plenitud de lo humano (comportamiento ético, espíritu de servicio, donación a los demás…).

  • Se representaba a las figuras con un gran naturalismo que no pretendía reflejar fielmente la realidad, sino una belleza ideal puesta al servicio del mensaje religioso.

  • Si, cautivados por su hermosura, los creyeron dioses, sepan cuánto los aventaja su Señor, pues los creó el mismo autor de la belleza.

  • Su concepto racional de la belleza exigía que cada parte del edificio estuviera en proporción y armonía con el conjunto, de donde surgió el fundamento del orden arquitectónico.

  • Su interpretación es polémica, pero a la luz del neoplatonismo se puede entender su significado esencial: la primavera es la estación en que el mundo natural manifiesta toda su belleza, que es una concreción en el mundo físico de la belleza divina.

  • Surgió así el proyecto de establecer un acuerdo internacional para la defensa del patrimonio mundial cultural, al que se añadieron, a instancias de Estados Unidos, las zonas naturales de especial interés y belleza.

  • También es algo propio del ser humano la conciencia de la muerte, la construcción de herramientas y generar belleza más allá de la utilidad o el instinto (porque nos place lo bello).

  • También se ha dicho que la belleza es el esplendor de la verdad, la luz de lo verdadero o de lo auténtico.

  • Todo ello configura, además, la belleza del paisaje natural en el que se desarrolla nuestra vida.

  • Tomás de Aquino definía la belleza como «aquello que agrada a los sentidos» y la caracterizaba como «armonía, claridad, perfección, integridad».

  • Tratamiento de la figura humana Las figuras responden plenamente al concepto clásico de belleza idealizada, con serena expresión en los rostros y un perfecto tratamiento anatómico de los cuerpos desnudos, que se enlazan en una relajada torsión.

  • Un gran artista, al contemplar su obra y la belleza que ha plasmado en ella, se da cuenta de que esta sobrepasa su propia capacidad creadora.

  • Una mayor preocupación por la fuerza expresiva que por la belleza formal y las correctas proporciones, en un afán de crear imágenes devotas de contenido emocional.

  • Violento y apasionado, su obra muestra una relativa despreocupación por la belleza, que compensa con una extraordinaria fuerza expresiva.