Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

31 oraciones y frases con basílica

Las oraciones con basílica que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar basílica en una frase. Se trata de ejemplos con basílica gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar basílica en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Algunos derivan en alguna medida de modelos griegos (el teatro, el anfiteatro y el circo), mientras que otros son creaciones romanas más o menos originales (la basílica y las termas).

  • Basílica de la Santa Cruz, s. .

  • Basílica Julia.

  • Como principal plaza pública, albergaba el mercado y los edificios religiosos y políticos más representativos, en especial la curia (lugar de reunión del senado municipal) y la basílica.

  • Concluí el foro Julio y la Basílica entre el templo de los Cástores y el templo de Saturno, obras comenzadas y casi acabadas por mi padre, y cuando esta fue destruida por un incendio comencé a reconstruirla en una superficie más ancha dedicándola a mis hijos y ordené que, si no la acababa estando yo aún vivo, fuera concluida por mis herederos.

  • Consta de dos espacios diferenciados, pero unidos: una plaza trapecial en terraza, cuyo lado más ancho corresponde a la fachada de la Basílica, y otra elíptica de eje transversal.

  • Desarrolla con brevedad, y limitándote a los aspectos arquitectónicos y urbanísticos, el siguiente tema: La Basílica de San Pedro del Vaticano, desde el arte paleocristiano al Barroco.

  • El arte cordobés o califal (siglos viii x ) nos ha dejado, como obra más representativa, la mezquita de Córdoba –imagen inferior izquierda–, que se levanta sobre la que fuera basílica visigoda de San Vicente, compartida en un principio por cristianos y musulmanes, y después comprada a los cristianos para realizar una mezquita más grande.

  • El interior, inspirado en la basílica romana de Constantino y Majencio, constaba de una sola nave con capillas laterales y transepto.

  • El resultado fue la basílica cristiana, cuyo modelo pudo ser la basílica del foro romano –lugar de administración de justicia y de reunión para negocios– o la basílica palatina –Aula Regia o Salón del Trono donde el emperador recibía en audiencia oficial–. En cualquier caso, se inspiró en los edificios romanos destinados a reuniones y audiencias.

  • En el foro romano hay una serie de edificios característicos: uno o varios templos ; la basílica, edificio de planta rectangular donde se impartía justicia, además de ser el centro de la vida económica; el tesoro ( aerarium ) y el archivo ( tabularium ), donde se guardaban los documentos importantes de la ciudad; la curia, con funciones legislativas, donde se reunía el Senado; ante la curia estaban las rostra, tribunas en que los oradores se dirigían al pueblo; las tiendas ( tabernae ), que se encontraban a lo largo del foro, y el macellum o mercado.

  • En el primer caso, la basílica estaba unida a un martyrium de planta octogonal sobre la cueva del nacimiento de Jesús; y en el segundo, a uno de planta circular sobre su sepulcro.

  • En este sentido la basílica paleocristiana va incluso más allá que la arquitectura romana, pues ni siquiera se resalta la parte de la fachada.

  • En la quibla se halla el mihrab, nicho en cuyo interior se sienta el imán (quien dirige la oración) y que parece inspirarse en el ábside de la basílica cristiana.

  • Esta basílica del siglo fue un referente para la arquitectura del primer Renacimiento.

  • Explica las diferencias, de función y de forma, entre una basílica cristiana, un baptisterio, un mausoleo y un martyrium .

  • Fuera de Roma, decidió destacar dos de los escenarios más significativos de la vida de Jesucristo con la construcción de la basílica de la Natividad en Belén y la del Santo Sepulcro en Jerusalén.

  • La basílica .

  • La basílica era la sede de los magistrados.

  • La basílica servía de sede de la administración judicial y se convirtió en el modelo para las futuras iglesias cristianas.

  • La Ciudad del Vaticano alberga la Santa Sede —la Basílica de San Pedro—, máxima institución del catolicismo romano.

  • La más importante sería la construcción de la nueva Basílica de San Pedro, que había de sustituir a la muy deteriorada basílica mandada erigir por el emperador Constantino en el siglo, sobre la tumba del santo.

  • Los martyria eran típicos de Oriente, donde solían formar un conjunto con una basílica, como en el caso de la Natividad de Belén o del Santo Sepulcro de Jerusalén.

  • Los mejores ejemplos de este tipo de arquitectura se construyeron en la Grecia continental y hasta el siglo XI, pero su influencia llegó mucho más lejos, incluso fuera del ámbito de dominación bizantina, como es el caso de la basílica de San Marcos de Venecia.

  • Planta de basílica occidental.

  • Reconstrucción de la basílica constantiniana de San Pedro del Vaticano.

  • Representación del espacio tridimensional El escenario representado es una grandiosa arquitectura, probablemente inspirada tanto en las construcciones termales de la antigua Roma como en el proyecto de Bramante para la nueva basílica de San Pedro del Vaticano, que se comenzaba por esos años.

  • Se construyeron los foros y se alzaron edificios importantes, como el templo de Júpiter, la basílica y la casa del Fauno.

  • Sorprende, en cambio, que la Pasión de Cristo no se representara hasta la segunda mitad del siglo IV, y aun así, sin el pasaje de la crucifixión, que se registra por primera vez en el siglo V, en una puerta de la basílica de Santa Sabina en Roma.

  • Un atrio porticado, precediendo el acceso a la basílica, con fuente en el centro, y un nártex en la entrada, reservado a los catecúmenos –los que estaban en fase de instrucción religiosa y aún no habían recibido el bautismo, por lo que no podían permanecer dentro de la basílica en determinados momentos de la liturgia.

  • Un ejemplo ilustrativo de la evolución del retrato durante el Bajo Imperio es la colosal cabeza del emperador Constantino (siglo ), de más de dos metros y medio de altura, que formaba parte de una estatua sedente situada en su basílica del foro de Roma.