Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

70 oraciones y frases con asuntos

Las oraciones con asuntos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar asuntos en una frase. Se trata de ejemplos con asuntos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar asuntos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «Un hermoso y divino impulso te lanza hacia estos asuntos.

  • Así, mientras por una parte aceptaba la jefatura y el cuidado de todos los asuntos públicos en la idea de que estaban necesitados de su atención, por otra parte decía que no quería tener él el gobierno de todas las provincias, y que cuantas gobernara no lo habría de hacer por tiempo indefinido.

  • Asimismo, como en la escultura, fueron frecuentes el retrato y los asuntos mitológicos, a los que se añadieron también los hechos históricos de la Antigüedad, en especial los de carácter heroico, convertidos en símbolo de ideales y valores universales.

  • Aunque existían diferencias entre unos reinos y otros, parece que en todos los territorios las funciones de las Cortes eran esencialmente dos: a Atender las consultas del rey en asuntos de especial importancia.

  • Con el Tratado de Lisboa los eurodiputados han visto ampliado su poder ya que podrán decidir sobre más asuntos.

  • Con ese objetivo fue creando nuevos Consejos especializados en los asuntos de los diferentes territorios.

  • Con los so fi stas se produjo el llamado giro antroC pológico, pues abandonaron el estudio del cosp mos y de la naturaleza, para centrarse solo en los m asuntos relacionados con el hombre y lo cultural, a como la ética, la política, las leyes o la organizac ción social.

  • Consideraban que los astros eran dioses y, como los asuntos humanos dependían de ellos, oteaban los movimientos de los astros buscando en ellos señales de su destino.

  • Cuando hablamos de fe, no nos referimos solo a la fe religiosa: de hecho aceptamos infinidad de asuntos de los que estamos seguros por el testimonio o la autoridad de otros.

  • De este modo, la religión se concibe como un prejuicio que hay que eliminar de los asuntos públicos.

  • Denominamos opinión pública a la valoración colectiva de los asuntos que conciernen a todos.

  • Dependen del la intención de quien argumenta, que dirige la atención del interlocutor hacia asuntos de escasa relevancia lógica.

  • Desde el siglo se le dieron otros usos y en la actualidad es la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

  • El ágora de la antigua Grecia, emplazamiento en el que se discutía sobre los asuntos de la polis, fue el lugar en el que los padres de la fi losofía dieron forma a su pensamiento, contrastándolo con las objeciones de discípulos y colegas.

  • El arquitecto real Juan Gómez de Mora fue la fi gura más representativa, y a él se debieron varias construcciones en Madrid, como la primitiva Plaza Mayor –véase imagen superior–, la Cárcel de Corte (actual Ministerio de Asuntos Exteriores) o el Ayuntamiento.

  • El ciudadano es aquel que tiene derecho a participar en las decisiones sobre los asuntos políticos, es decir, como persona libre e igual que tiene derecho a participar activamente en las instituciones democráticas mirando al bien común.

  • El clero, a su vez, no solo había sido protegido del anticlericalismo republicano, sino que también recibió todo tipo de ayudas y prebendas de un Estado que se declaró o fi cialmente católico y que asumió la defensa de la religión y el mantenimiento de la Iglesia como asuntos prioritarios.

  • El concepto se ha de expresar en una definición que ponga de manifi esto la esencia de los asuntos que nos preocupan, que responda a la pregunta sobre qué es la virtud, lo bueno y lo justo en sí.

  • El Estado debe gozar de completa autonomía en lo que respecta al fi n natural del ser humano, pero ha de subordinarse a la Iglesia en los asuntos relacionados con el fi n sobrenatural de este.

  • El Estado, a fi rmó, no debe intervenir en asuntos éticos o religiosos.

  • El final de la guerra de Marruecos Tras el desastre de Annual, el problema marroquí se había convertido en uno de los asuntos de Estado más espinosos.

  • El gobierno y la administración de América Los asuntos americanos se llevaban desde España a través de dos instituciones: a El Consejo de Indias, con jurisdicción sobre todos los territorios y organismos americanos, y entre cuyas funciones estaban la de elaborar la legislación de Indias, nombrar cargos y fi scalizar los asuntos económicos relativos a América.

  • El más importante era el Consejo de Castilla, que tenía más funciones que el resto, pues, además de encargarse de los asuntos de esta Corona, asumía competencias de gobierno muy amplias y variadas (económicas, religiosas, culturales) y actuaba como Tribunal Supremo de Justicia, por encima de cualquier Chancillería o Audiencia.

  • El tema recibe un tratamiento naturalista de influencia caravaggiesca, muy distante del clasicismo con que normalmente se abordaban los asuntos mitológicos en la pintura italiana o francesa contemporánea.

  • En ella se debatían y se votaban las leyes y otras propuestas del Consejo, se escogía a los magistrados y se juzgaban los asuntos graves.

  • En la Península, las dos instituciones con competencias en asuntos americanos en tiempos de los Austrias fueron quedando obsoletas a raíz de las reformas políticas y económicas llevadas a cabo: a El Consejo de Indias solo mantuvo limitadas funciones judiciales y de asesoramiento, ya que las restantes las habían ido asumiendo las Secretarías correspondientes.

  • En la vida pública tenemos que comportarnos como hijos de Dios, en coherencia con lo que creemos, participando en los asuntos públicos en igualdad y libertad para construir entre todos una sociedad cada vez más justa.

  • En lo sucesivo los Concilios de Toledo, hasta entonces asambleas eclesiásticas, integraron al rey, la nobleza y la Iglesia, y tuvieron carácter de asamblea legislativa, convocada para los asuntos importantes que afectaban a la monarquía.

  • En los asuntos humanos no ocurre así: puede haber infinidad de causas o factores que hayan intervenido en un acontecimiento; aun así, el efecto podría no haber sucedido, pues somos libres.

  • Era una asamblea de carácter consultivo, heredera del tradicional Senado o Consejo de ancianos visigodo, e integrada por todos los miembros del O ffi cium Palatinum y otros magnates, que asesoraban al rey en asuntos políticos y militares, y en la elaboración de las leyes.

  • Es el máximo órgano político de la UE y está formado por los jefes de Estado o de Gobierno y los ministros de Asuntos Exteriores.

  • Es informado de los asuntos de Estado, actuando como moderador en el funcionamiento regular de las instituciones.

  • Esta será posible si nos esforzamos en lograr que todos los asuntos de la vida humana —la justicia, la economía, la educación, etc.— queden supeditados al amor.

  • Esta circunstancia explica que tuvieran una visión de los asuntos abierta y cosmopolita.

  • Este hecho fue aprovechado por los romanos para inmiscuirse en los asuntos de Egipto y convertir el país tropas de Octavio Augusto tomaron la ciudad de Alejandría.

  • Este organismo solía reunirse en diversos comités, según la naturaleza de los asuntos que debía tratar.

  • Fueron años de negociaciones con Inglaterra, Portugal y la Santa Sede, con el objeto de resolver contenciosos y asuntos pendientes.

  • Gracias a las nuevas tecnologías, los ciudadanos cuentan con novedosos instrumentos para influir en los asuntos públicos.

  • Hay un ámbito en el que todos estos asuntos cobran una urgencia mayor y tienen una trascendencia global: la investigación biológica sobre humanos.

  • La administración territorial Si el rey despachaba los asuntos de cada territorio por medio de su correspondiente Consejo, cada territorio a su vez mantenía unas instituciones propias que le conferían un cierto grado de autonomía.

  • La curia municipal ( ordo decurionum ), formada por un centenar de miembros ( decuriones, curiales ), era una asamblea legislativa y deliberativa en todos los asuntos de gobierno de la ciudad.

  • La exigencia de una nueva organización de la sociedad facilitó el hecho de que los intelectuales de la época se dedicaran a los asuntos sociales.

  • La inglesa Catherine Ashton se convirtió, a su vez, en el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que, por primera vez, presenta un Cuerpo de Funcionarios de Exteriores.

  • La ONU condena al régimen franquista La Asamblea General, convencida de que el gobierno fascista de Franco en España, que le fue impuesto por la fuerza al pueblo español, con la ayuda de las potencias del Eje, y que prestó considerable apoyo material a esas potencias durante la contienda, no representa al pueblo, y con su continuado dominio de España hace imposible que ese pueblo participe con los de las Naciones Unidas en los asuntos internacionales.

  • La ONU es una asociación de gobiernos que facilita la cooperación en asuntos como el derecho internacional, la paz y la seguridad internacional, el desarrollo económico y social, los asuntos humanitarios y los derechos humanos.

  • La organización social En cuanto a la organización de los asuntos públicos, Hume siguió el liberalismo político iniciado por Locke.

  • La re fl exión sobre Dios, la relación entre el cuerpo y el alma, la naturaleza del saber y de las ideas…, fueron asuntos heredados por los primeros pensadores cristianos.

  • Las capitales de provincia, como Tarraco o Mérida en Hispania, tenían dos foros: el local, para la gestión de la ciudad, y el provincial, para los asuntos de la provincia.

  • Los ciudadanos van a tener los mismos derechos y obligaciones ante la ley y la posibilidad de intervenir en los asuntos políticos.

  • Los doctores de la política y los facultativos de cabecera estudiarán, sin duda, el mal; discurrirán sobre sus orígenes, su clasificación y sus remedios; pero el más ajeno a la ciencia que preste alguna atención a asuntos públicos observa este singular estado de España: dondequiera que se ponga el tacto, no se encuentra el pulso.

  • Los asuntos más polémicos fueron los relativos a la Iglesia y a las autonomías, por la actitud beligerante de la derecha en estas cuestiones.

  • Los Consejos y las Secretarías de Estado y del Despacho En aras de una más e fi caz gestión de los asuntos de gobierno, se emprendió, de forma gradual a lo largo del siglo, el trasvase de las tradicionales funciones de los Consejos hacia las denominadas Secretarías de Estado y del Despacho .

  • Los demás asuntos los seguía tratando el Consejo Real, que estaba por encima de todos los demás y que acabó denominándose Consejo de Castilla, como clara manifestación del predominio de esta Corona sobre el conjunto de la monarquía.

  • Los otros eran el Consejo de Aragón, Indias (para los asuntos americanos), Italia, Flandes y Portugal .

  • Los presocráticos se admiraron por los asuntos aparentemente más inmediatos, como las plantas o los animales, y buscaron la causa última de los fenómenos naturales, su fundamento.

  • Marcel sostiene que las ciencias se enfrentan a lo que llama problemas: asuntos que se presentan ante el hombre, que el individuo tiene y que se pueden resolver con objetividad.

  • Pero comprendíamos bien lo que hacíais, y muchas veces en casa no nos enterábamos de que habíais tomado decisiones funestas sobre asuntos de importancia.

  • Podemos vivir juntos porque, más o menos, estamos de acuerdo en lo fundamental: que los contratos son para cumplirlos, que se debe respetar la propiedad privada, que los principales responsables de la educación de los hijos son sus padres, etc. Estas ideas fundamentales acerca de cómo hay que comportarse en determinados asuntos importantes para la sociedad configuran las instituciones.

  • Políticas comunes La integración económica y política entre los estados de la Unión Europea significa que estos países han de tomar de cisiones conjuntas, tanto políticas como económicas, sobre muchos asuntos como, por ejemplo, la agricultura, el medioambiente, la seguridad, etc. Entre las primeras medidas que tomó la Unión Europea está la eliminación de aduanas y aranceles.

  • Por otro lado, este principio también implica que el Estado no puede inmiscuirse en los asuntos religiosos o morales de los ciudadanos, sino que debe actuar con pleno respeto a la libertad ideológica y religiosa de estos.

  • Por una parte, aún perduraban las doctrinas presocráticas acerca de la naturaleza o physis; por otra, los so fi stas y Sócrates habían concentrado su interés en asuntos más directamente humanos y sociales.

  • Respecto a los asuntos económicos, también se difundieron en Inglaterra las ideas mercantilistas.

  • Se encargaba de despachar los asuntos ordinarios del gobierno, proponer leyes a la asamblea y controlar la actuación de los magistrados.

  • Se trata de una red de organizaciones humanitarias, de derechos humanos y de desarrollo, que centra sus esfuerzos en asuntos humanitarios y en la ayuda a los refugiados.

  • Sin embargo, a pesar de estos intentos de organización, la administración de justicia adolecía de graves inconvenientes y di fi cultades, como la considerable extensión de los lugares de señorío, que en muchos asuntos quedaban fuera de la jurisdicción real; y en las tierras de realengo, la gran diversidad de fueros locales y de normas, a menudo confusas y contradictorias entre sí.

  • Su función era discutir y preparar los asuntos que se tenían que someter a la aprobación de la asamblea, así como juzgar los litigios entre esparciatas.

  • Sus competencias incluían los asuntos más importantes, como la política exterior, declarar una guerra o fi rmar la paz, y todo lo relacionado con las grandes cuestiones de Estado.

  • Tenemos retos y asuntos pendientes fundamentales, a los que es preciso dar respuesta.

  • Todos los Consejos tenían un doble cometido: elevar informes –denominados consultas – al rey, para que tomara la decisión oportuna; y resolver, por delegación del rey, los asuntos de su jurisdicción territorial o de su ámbito.

  • Tras el aparente relativismo neutral en los asuntos estatales, se oculta el peligro de que el poder político pretenda fundamentarse éticamente en sí mismo, imponiendo un pensamiento único por la vía legislativa.