Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

9 oraciones y frases con aspirar

Las oraciones con aspirar que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar aspirar en una frase. Se trata de ejemplos con aspirar gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar aspirar en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Aristóteles exhorta a aspirar a la inmortalidad propia de los dioses, pero no deja de ser realista y habla también de la posibilidad de ser feliz a la manera meramente humana.

  • Aspirar al cielo no supone renunciar a lo propio de la Tierra, sino situarlo en el lugar debido dentro del orden del amor.

  • El tabaquismo o consumo de tabaco consiste en quemar hojas de la planta del tabaco y aspirar el humo desprendido.

  • Este robot aspirador doméstico presenta una completa autonomía y es capaz de aspirar de manera automática un espacio y al mismo tiempo evitar obstáculos, ya que lleva incorporados sensores de contacto y de infrarrojos.

  • Pero, consciente de los graves problemas y sinsabores que le había ocasionado la persecución del protestantismo en Alemania, decidió liberar a su heredero de esta fuente de conflictos, por lo que cedió a su hermano las posesiones de Austria y, con ellas, los derechos a aspirar a la corona imperial alemana.

  • Pero, consciente de los graves problemas y sinsabores que le había ocasionado la persecución de los protestantes en Alemania, decidió liberar a su hijo de este foco de con fl ictos cediendo a su hermano Fernando las posesiones de Austria y, con ellas, los derechos a aspirar a la corona imperial alemana.

  • Por último, el Salón abría un camino a la independencia del artista, que podía aspirar a ejecutar su obra según sus criterios y sin los condicionantes derivados del trabajo por encargo.

  • Se debe aspirar a «personalizar el trabajo», a adaptarlo a cada trabajador.

  • Solo elaborando mitos, solo convirtiéndose en un “subcreador” e inventando historias, puede aspirar el hombre al estado de perfección que conoció antes de la caída.