Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

15 oraciones y frases con arquitectos

Las oraciones con arquitectos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar arquitectos en una frase. Se trata de ejemplos con arquitectos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar arquitectos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Al mismo tiempo, la confrontación entre el carácter práctico de los ingenieros y las pretensiones artísticas de los arquitectos se resolvió en un fructífero encuentro que despejó el camino hacia una nueva arquitectura liberada de la herencia del pasado.

  • Como consecuencia de esta circunstancia, surgió en el último tercio del siglo un prometedor grupo de arquitectos, al que se ha denominado tradicionalmente Escuela de Chicago.

  • De la construcción de la red viaria se encargaban las legiones, que poseían sus propios equipos de arquitectos, ingenieros, obreros, herreros y carpinteros; de este modo las legiones también estaban ocupadas en tiempos de paz.

  • En definitiva, la plaza actúa como prolongación del templo, de tal forma que el que fue concebido como monumento independiente por los arquitectos renacentistas acabó convertido en edificio barroco integrado en un amplio escenario urbano.

  • Entre los muy valiosos artistas españoles contemporáneos, te indicamos a continuación algunos de los más reconocidos: los pintores Eduardo Arroyo, Juan Genovés y Miquel Barceló ; los escultores Eduardo Chillida, Jorge de Oteiza y Susana Solano ; y los arquitectos Francisco Javier Sáenz de Oiza, Rafael Moneo y Santiago Calatrava .

  • La explicación está, en parte, en que en el Nuevo Mundo no existía una larga tradición artística que condicionara, como en Europa, la formación ni los planteamientos de los arquitectos.

  • Los había tallistas de madera, orfebres o miniaturistas, pero los principales eran los pintores, los canteros (escultores) y los maestros de obras, estos últimos equivalentes a arquitectos, aunque sus conocimientos eran de tipo práctico y trabajaban sin diseños previos ni maquetas.

  • Louis Sullivan, uno de los arquitectos más representativos de esta escuela, lo resumió en una frase: « la forma sigue a la función »; es decir, lo fundamental de un edificio es que resulte útil e idóneo para el uso que se vaya a hacer de él y, por tanto, su forma y estructura interna deben ajustarse a esa finalidad, y no al contrario.

  • Pero no en todas las épocas los arquitectos lo han tenido en cuenta para diseñar sus edificios.

  • Por ejemplo, para construir un edificio hay arquitectos que parten de un esbozo muy básico y después dibujan todos los planos necesarios.

  • Si en todas sus otras manifestaciones desarrolla su arte formando moles inmensas y deformes, conos apenas esbozados, pirámides imperfectas cuyas líneas generales no obedecen a un plan determinado, por lo que respecta al basalto, queriendo dar, sin duda, un ejemplo de regularidad, y adelantándose a los arquitectos de las primeras edades, ha creado un orden severo que ni los esplendores de Babilonia ni las maravillas de Grecia han sobrepujado jamás.

  • Solo escapaban a esta situación los más afamados arquitectos, cuyo prestigio social se debía a que diseñaban y dirigían las obras, pero no las ejecutaban directamente, por lo que no se envilecían con el trabajo manual.

  • Surgió así un grupo de arquitectos (Domènech i Montaner, Puig i Cadafalch, etc.) que se pueden adscribir a la corriente modernista de signo franco-belga.

  • Sus arquitectos fueron Ictinos y Calícrates, y todo el programa escultórico que decora sus frontones, friso y metopas se debió a Fidias.

  • Un aspecto que conviene destacar es que la renovación que representa esta Escuela fue obra de arquitectos y no de ingenieros, como había ocurrido en Europa.