Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

35 oraciones y frases con arquitectónico

Las oraciones con arquitectónico que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar arquitectónico en una frase. Se trata de ejemplos con arquitectónico gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar arquitectónico en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Actualmente se conserva en el Museo Nacional de Escultura de esta localidad, desvinculado de su marco arquitectónico original.

  • Además, las estatuas-columnas de las jambas, más propias del Gótico que del Románico, se han liberado casi por completo del marco arquitectónico.

  • Ahora bien, la escultura monumental no apareció hasta finales del siglo, cuando el desarrollo arquitectónico del estilo románico estaba ya muy avanzado; y solo en Francia y España tuvo un papel destacado.

  • Al tratarse de un relieve vinculado a un marco arquitectónico, ofrece un solo punto de vista, frontal y desde abajo, aunque en este caso sorprende que se distingan con tanta nitidez todas las figuras y elementos, a pesar de su elevado número –ciento veinticuatro personajes– y de su distancia al suelo.

  • C. Emplazamiento original y puntos de vista Si la escultura está vinculada a un marco arquitectónico, su punto de vista será único y frontal, y podrá desempeñar una función decorativa (frisos, capiteles de las columnas, etc.) o también arquitectónica (estatuas columnas del Gótico, por ejemplo).

  • Como rasgos esenciales, se pueden señalar los siguientes: La obra se concebía en función del marco arquitectónico o urbano al que iba destinada.

  • Con la conquista romana, Pompeya experimentó un gran crecimiento arquitectónico.

  • Conviene, por último, recordar el carácter propagandístico que aquí tiene la gigantomaquia y que ya se señaló al comentar el altar desde el punto de vista arquitectónico.

  • Dentro de él esta capilla era su oratorio privado y un relicario arquitectónico que albergaba un fragmento de la capa de San Martín (la «capella», de donde procede el término de capilla).

  • Dentro del variado panorama arquitectónico dieciochesco limitaremos nuestro estudio a tres aspectos de especial interés: la arquitectura barroca española, que vivió un momento de esplendor al amparo del cambio de dinastía y la recuperación económica; la peculiaridad del Rococó en Francia, su lugar de origen; y algunos de los ejemplos más significativos de los comienzos del Neoclasicismo en Europa.

  • El marco arquitectónico, plenamente renacentista, obedece a las reglas de la perspectiva lineal con punto de fuga en la cabeza de la Virgen, como principal centro de interés.

  • En esta obra en concreto basta con suprimir visualmente todo el marco arquitectónico que se eleva por encima del grupo de figuras para percatarse de cómo desaparece la sensación de profundidad que produce la secuencia de las dos bóvedas de cañón, en penumbra, separadas por un espacio sobreiluminado.

  • En general, se ajustaban a dos tipos principales, aunque con diversas variantes: El sarcófago inspirado en los modelos paganos, con escenas o personajes que ocupan todo el frontal, en un desarrollo continuo o separados por columnas en un marco arquitectónico.

  • En la actualidad, sin embargo, se tiende a considerar el plateresco no un estilo propiamente arquitectónico, sino un calificativo aplicable a cierto tipo de decoración profusa y menuda; y además se le limita solo al primer tercio del siglo.

  • Este ejerció una gran influencia en la historia europea de su siglo: fundó monasterios, ayudó a la fundación de otras órdenes religiosas, participó en los grandes debates intelectuales e incluso inspiró el estilo arquitectónico cisterciense.

  • Este movimiento había despertado el interés por las artes menores y los elementos decorativos (muebles, vajilla, papeles pintados, etc.), que constituyen una parte esencial del entorno arquitectónico y de la vida que en él transcurre.

  • Fue un estilo común a todo el ámbito mediterráneo en el siglo a.C. Segundo estilo o arquitectónico.

  • La escultura y la pintura se ciñen casi exclusivamente al marco arquitectónico, con la expresa prohibición de la representación figurativa, que se limita a las artes menores y la miniatura, y en algunos casos a la arquitectura palacial.

  • La escultura y la pintura se independizaron progresivamente del marco arquitectónico y las figuras se hicieron más naturales y con gestos más humanos .

  • La escultura y la pintura tuvieron un desarrollo muy limitado fuera del espacio arquitectónico, al que estuvieron subordinadas.

  • Las figuras y objetos se adaptan al marco arquitectónico en que se tallan, por lo que con frecuencia se alteran sus proporciones reales.

  • Los elementos básicos cuyas características variaban en cada orden arquitectónico eran la columna y el entablamento.

  • Los elementos decorativos son abundantes tanto en el exterior como en el interior, quedando la escultura y la pintura integradas en el marco arquitectónico.

  • Los frescos fueron realizados en la primera mitad del siglo a.C. y se clasifican en el segundo estilo pompeyano o arquitectónico, porque las escenas se enmarcan en arquitecturas pintadas que simulan ser reales, creando la ilusión óptica de que el espacio continúa donde solo existe un muro.

  • Pero con el tiempo fue empleado por los historiadores del arte para designar lo que consideraban el estilo arquitectónico genuinamente español de la primera mitad del siglo, ignorando que el exceso de decoración era característico también del primer Renacimiento en otros lugares de Europa, como Francia o Alemania.

  • Pero el Partenón presenta algunas peculiaridades: en primer lugar, no se concibió como un templo cualquiera, pues carece de altares para sacrificios en el exterior, sino como marco arquitectónico para guardar una magnífica joya, la Atenea crisoelefantina de Fidias, regalo del pueblo ateniense a su diosa en señal de agradecimiento por su victoria sobre los persas; en segundo lugar, el estanque situado delante de la estatua, aparte de la finalidad práctica de mantener la humedad e impedir que se agrietara el marfil, captaba la luz y reflejaba la estatua mostrándola aún más grandiosa.

  • Representa la concreción, a pequeña escala, del ideal arquitectónico bramantesco y sus características se pueden considerar un claro manifiesto del clasicismo: Planta centralizada (circular) con cúpula.

  • Se prescinde de la representación del espacio, pues solo interesan los elementos significativos del tema, no el entorno, ya sea paisajístico o arquitectónico.

  • Se utilizan diversas escalas de representación –la mayor de todas, la de Cristo–. Se esquematizan los motivos y se adaptan sus formas, posturas o tamaños al marco arquitectónico.

  • Sin embargo, el rasgo que mejor define su evolución es el eclecticismo o combinación indiscriminada de elementos de diferentes estilos históricos, con una clara predilección por lo decorativo sobre lo propiamente arquitectónico.

  • Sin embargo, no hay que olvidar que dentro del Barroco, la corriente más clasicista, dominante en Francia e Italia, no había abandonado nunca del todo el vocabulario arquitectónico del mundo antiguo, rescatado en el Renacimiento (columnas clásicas, frontones, cúpulas, etc.), ni había caído en excesos decorativos como los del Barroco tradicional español.

  • Su concepto racional de la belleza exigía que cada parte del edificio estuviera en proporción y armonía con el conjunto, de donde surgió el fundamento del orden arquitectónico.

  • Veronés en realidad nos presenta una gran fiesta veneciana de las que se celebraban en su época, en un grandioso escenario arquitectónico de estilo palladiano y con una galería de personajes de las más variadas procedencias e indumentarias, como era habitual en una ciudad que mantenía estrechas relaciones comerciales con lugares diversos y exóticos.

  • Vinculación al marco arquitectónico.

  • Y en los inicios del siglo XXI el panorama arquitectónico se podría definir con tres características: una gran diversidad de fórmulas, sin que exista una corriente dominante; el empleo de una sofisticada y compleja tecnología, en la que el software informático se ha hecho imprescindible; y un especial interés por los problemas urbanos, sociales y ecológicos.