Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

49 oraciones y frases con armas

Las oraciones con armas que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar armas en una frase. Se trata de ejemplos con armas gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar armas en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¡Qué gallardo su aspecto! ¡Qué valiente y diestro en las armas! Lo creo, sí, no lo aseguro en vano, es de raza de dioses.

  • Además contiene algunas «licencias» manieristas: aparecen elementos y objetos contemporáneos (ropas, armaduras, armas), la composición es abigarrada y tiende a desbordar el marco, y se combinan diferentes puntos de vista (bajo para Cristo, el soldado y el sayón en escorzo; alto para la muchedumbre y las Tres Marías).

  • Allí fabrica las armas para los dioses del Olimpo y para los héroes, como la armadura de Aquiles y el tridente de Poseidón.

  • Así pues, tras la guerra mundial llegó la «guerra fría» entre ambos bloques, en la que estuvo siempre presente la amenaza de un nuevo enfrentamiento, aún más letal por el desarrollo de las armas nucleares.

  • Asimismo, la estructura social de jerarquía estaría ligada a esos instrumentos tec nológicos, ajenos a la propia estructura corporal de la especie, y que garantizaban su poder (por ejemplo, quien tiene mejores armas puede cazar mejor).A partir de ese fenómeno, ya se puede decir que la especie humana pone de manifiesto un comportamiento diferente al de las demás espe cies que comparten el mismo ambiente.

  • Casco, armas y carro de guerra.

  • Como ya se ha estudiado, Olivares quiso resolver tan caótica situación emprendiendo reformas profundas, como el proyecto de red de erarios o la Unión de Armas, pero las di fi cultades y los imperativos de la guerra obligaron a buscar con urgencia nuevas fuentes de ingresos –algunas de ellas ya utilizadas en el siglo xvi –, que afectaron sobre todo a Castilla : alteración del valor de las monedas, creación de nuevos impuestos, exigencia de donativos a la nobleza, venta de cargos públicos, venta de títulos nobiliarios, conversión de tierras de realengo en nuevos señoríos para su venta, etc. No obstante, todos estos recursos solo sirvieron para atender las necesidades inmediatas (gastos militares, pago de intereses a los banqueros), pero no fueron su fi cientes para atajar el progresivo endeudamiento de la Hacienda Real.

  • Conocían las armas de bronce y los carros de guerra.

  • Construyó armas de guerra como la catapulta o los espejos cóncavos, los cuales servían para incendiar los barcos enemigos mediante el re fl ejo del Sol.

  • De esta forma, cuando dos gladiadores luchaban no disponían de las mismas armas, excepto cuando los dos pertenecían a la misma categoría.

  • Delicatus erigió esta estela para su compañero de armas, que la merecía.

  • Desde muy joven dirigió las fábricas de armas y explosivos que su padre había fundado en las ciudades de Estocolmo y San Petersburgo.

  • Desde sus talleres, situados en volcanes, efectúa trabajos extraordinarios: escudos, armas, cadenas… Está casado con Afrodita y es cojo porque lo lanzaron desde la cumbre del Olimpo para castigarlo.

  • Diosa de las armas, Atenea es el reverso de Ares.

  • El día que Castilla sea feudataria de Aragón y Aragón de Castilla, Portugal de entrambas y entrambas de Portugal; y esto mismo respecto de los reinos de España, los de Italia y los de Flandes con recíproca correspondencia, es necesario preci- samente que esta sequedad y separación de corazones que hasta ahora ha habido, se una con estrecho vínculo natu- ralmente por medio de la correspondencia de las armas; pues cuando los portugueses vean a los castellanos, y los castellanos a los portugueses,, sabrán que ve cada uno al amigo y feudatario del otro y al que le ha de socorrer con su sangre y con su gente en la necesidad que tuviere, y aquella amistad que tienen entre sí [...

  • El gobierno de México, presidido por Lázaro Cárdenas, cuya identi fi cación ideológica con el régimen republicano era notoria, proporcionó también desde el primer momento armas, alimentos y apoyo diplomático, aunque, desde el punto de vista del valor económico, su aportación fue considerablemente inferior a la de la Unión Soviética.

  • El padre de familia decidía la manera de educar a sus hijos hasta los dieciocho años, edad en que el adolescente se convertía en ciudadano adulto y se iniciaba en la vida pública y el oficio de las armas.

  • Elaboró las armas de Eneas y el escudo de Heracles.

  • Ellos no traen armas ni las conocen, porque les mostré espadas y las tomaban por el filo y se cortaban con ignorancia.

  • En cambio, Francia, gobernada por un Frente Popular, bajo la dirección del socialista León Blum, al principio de la guerra decidió intervenir en ayuda de la República, pero las presiones británicas y las divergencias internas le obligaron a suspender en seguida la venta de armas a España.

  • En ese contexto, el italiano marqués de Esquilache, que había servido a Carlos III durante su reinado en Nápoles y seguía con él en España como ministro y hombre de su total con fi anza, renovó la prohibición incumplida del uso de la capa larga y el sombrero de ala ancha, ya que permitían esconder armas y ocultar el rostro, facilitando la delincuencia.

  • En principio, la metalurgia se orientó a la fabricación de armas (espadas, escudos, etc.), con el objetivo de alcanzar la supremacía militar, pero pronto se extendió también a la elaboración de joyas, adornos e instrumentos de trabajo.

  • En todo caso, adoptó una política o fi cial de no intervención y prohibió la venta de armas a España.

  • Entonces los olímpicos intervinieron con sus armas, y entre todos consiguieron una segunda victoria.

  • Entonces, Patroclo, gran amigo de Aquiles, le pidió permiso para luchar llevando sus armas y así dar ánimos a los ejércitos.

  • Estaba dotado de un gran respeto a la religión y era muy distinto de su padre en costumbres, pues el padre era irreligioso y muy inclinado a la guerra; él era piadoso por la fe y preclaro por la paz; aquel dilataba el imperio de su nación con el empleo de las armas, este iba a engrandecerlo más gloriosamente con el trofeo de la fe.

  • Fue utilizado para sustituir la piedra, el hueso y la madera en los utensilios que, como las armas, tenían que ser resistentes.

  • Hemos podido comprobar que algunas consecuencias del progreso científico —como el desarrollo de armas devastadoras o el deterioro del medioambiente— no han sido beneficiosas para la humanidad.

  • Hoy en día, los movimientos pacifistas estarían de acuerdo con él, pues piensan que, si no hubiera ejércitos ni gastos que tras estos conflictos se esconden los intereses económicos de fabricantes y comerciantes de armas.

  • La incorporación de cada nuevo metal repercutía en la disposición de armas más potentes y, en el caso del hierro, más abundantes, lo que otorgaba a quienes las poseían una superioridad militar.

  • La nobleza El ascenso al estamento privilegiado de la nobleza solo lo podía conceder el rey, normalmente por servicios prestados a su persona, ya fuera con las armas, en la casa real o en la administración de algún territorio.

  • La Unión de Armas La experiencia ha mostrado los inconvenientes grandes que han resultado de no corresponderse los unos reinos de su Majd.

  • Las armas deben conquistar para la patria y para la civilización; después haremos que el comercio vaya detrás haciendo su obra de aproximación entre los españoles y marroquíes, consolidando así por medio del afecto y de los intereses la soberanía de España en el Magreb.

  • Las mejores armas fueron fabricadas por los fenicios.

  • Las prácticas que provocaron más rechazos fueron dos en particular: a El requerimiento que, previo a la conquista, se hacía a los indios para que aceptaran la soberanía española si no querían ser sometidos por las armas.

  • Loco de dolor, Aquiles volvió a tomar las armas y mató a Héctor.

  • Los gladiadores se distinguían por categorías, y cada categoría luchaba con unas armas propias y determinadas: la espada, el tridente, la lanza o la red.

  • Los amigos del joven sacerdote lo animan a que emplee la fuerza y el odio contra sus perseguidores, armas que él no está dispuesto a utilizar.

  • Los obreros consiguieron ocupar por las armas toda Asturias y proclamaron la Revolución Socialista de los Consejos Obreros .

  • Los que opusieron resistencia y fueron sometidos por las armas perdieron todos sus derechos, y sus tierras se repartieron entre los conquistadores.

  • Los sindicatos y organizaciones obreras reclamaron la entrega de armas para defender la República, pero Casares Quiroga –presidente del gobierno en el momento de la rebelión– se negó a ello porque eso signi fi caba traspasar de hecho el poder del Estado a los dirigentes sindicales y a los responsables de los partidos obreros.

  • No obstante, por parte de la banda terrorista se sucedieron las declaraciones de alto el fuego y de vuelta a las armas; y por parte del gobierno, se mantuvo la política de persecución policial y encarcelamientos.

  • Pero este criterio, prioritariamente tecnológico, debe integrarse en el proceso más amplio de la evolución socioeconómica: así el paleolítico y el mesolítico se corresponden con grupos nómadas que vivían de la caza y la recolección (economía depredadora); el neolítico comenzó con la adopción de la agricultura (economía de producción), que impuso la sedentarización y una creciente complejidad social; y la metalurgia, aplicada a la fabricación de armas, estableció la superioridad militar y la guerra como factores de dominación social y política.

  • Podéis partir de estas preguntas: a ¿Conocéis más potencias que en el pasado o en el presente hayan dominado territorios por la fuerza de las armas?

  • Se pretendía con esta medida alejar de las armas a un número importante de militares monárquicos y, al mismo tiempo, disminuir el excesivo número de o fi ciales que tenía en sus fi las el ejército español.

  • Sin embargo, en la Unión de Armas la distribución de la carga estaba muy lejos de ser ajustada y proporcional a la población real de los distintos territorios: a Castilla le correspondía una aportación de hombres solo tres veces superior a la de Cataluña, cuando tenía una población quince veces mayor.

  • Sometidos a un duro entreno, los gladiadores combatían por parejas o por grupos con equipamientos y armas diferentes.

  • Ulises y Áyax se disputaron las armas de Aquiles; como las obtuvo Ulises, Áyax se suicidó.

  • Y el pueblo romano, que tanta gloria ha obtenido con las armas, se puede permitir divinizar sus orígenes y responsabilizar de ellos a los dioses, y los otros pueblos lo tienen que tolerar con tanta serenidad como soportan su dominio.