Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

18 oraciones y frases con armadura

Las oraciones con armadura que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar armadura en una frase. Se trata de ejemplos con armadura gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar armadura en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Para qué sirvió esta armadura en tierra firme?

  • Allí fabrica las armas para los dioses del Olimpo y para los héroes, como la armadura de Aquiles y el tridente de Poseidón.

  • Ares es poco apreciado los dioses, pues es viole caracterizan todos los s guerra: armadura, casco ductor y tiene distintos hi mortales, tan sanguinario Apolo es hijo de Zeus y hermano gemelo de la diosa Ártemis.

  • Aunque el robot llevaba armadura de soldado, su propósito era entretener a los invitados en las fiestas de su mecenas, Ludovico Sforza, duque de Milán.

  • Carlos I se muestra con una majestuosa gravedad que nos remite a la estatuaria clásica, más aún si se tiene en cuenta que la armadura se puede desprender para dejar al descubierto su cuerpo desnudo.

  • Como en «Los borrachos», obra poco anterior que se comentará al final de la unidad, el tema sirve de pretexto para plasmar una escena cotidiana, en este caso la actividad de una fragua de la época (los cíclopes míticos son simples herreros y la armadura es característica del siglo ).

  • Cuando la figura que se pretende modelar es grande, se hace necesario construir una armadura con hierros o tela metálica, ya que el barro es pesado y mientras está blando necesita un soporte que le sirva de apoyo.

  • El broche de la cota era de un valor muy superior al del resto de la armadura, pues era obra de Helicón el mayor y obsequio de la ciudad de Rodas, que le había hecho aquel presente: solía también llevarlo en sus batallas.

  • El contrapposto de Policleto queda en parte encubierto por la armadura y el manto.

  • El resto de la armadura la tenía puesta ya desde la tienda: un perpunte de Sicilia, ceñido, y sobre él una coraza doble de lino, de los despojos tomados en Issos.

  • En él se combinan estructuras arquitectónicas esencialmente románicas o góticas con materiales o elementos propios del arte islámico: el empleo de ladrillo como material fundamental, las cubiertas con armadura de madera, arcos de tipo islámico (de herradura, polilobulados), abundante decoración de carácter geométrico, etc. Como obras representativas se podrían citar la iglesia de San Tirso (Sahagún, León) –véase imagen inferior–, la iglesia de Santiago del Arrabal (Toledo), la catedral de Teruel o los Alcázares Reales de Sevilla .

  • En este caso, figuran además cuatro ángeles y el donante (Federico de Montefeltro, duque de Urbino), arrodillado y de perfil, a la derecha y en primer plano, con la armadura propia de su actividad como condotiero.

  • La nave central es más alta y más ancha, con cubierta a dos aguas; su armadura es de madera, a veces oculta por un techo plano con casetones; y su diferencia de altura con las naves laterales permite la apertura de ventanas que la sobreiluminan.

  • La techumbre, hoy desaparecida, era de madera con armadura de cuchillos (triangulares); y el tejado, a dos vertientes, estaba cubierto con tejas de mármol que finalizaban en los lados mayores en antefijas decorativas (cabezas o palmetas), y en los vértices de los frontones en acróteras de motivo floral.

  • Las cubiertas con armadura de madera, de las cuales las más frecuentes son el artesonado (techumbre en forma de artesa invertida, con casetones) y el alfarje (techumbre plana).

  • No llevaban armadura y solo disponían de una red, un tridente y una daga, por lo que su equipo era similar al de los pescadores.

  • Por el tipo de soporte, la pintura se divide en mural y portátil, esta última también conocida como pintura de caballete, por la tradicional armadura de madera donde se solía colocar el cuadro mientras se pintaba.

  • Sobre el paisaje, de luz vespertina y colores contrastados, resaltan los detalles carmesí y los brillos metálicos de la armadura, cuyo realismo es tal que se ha podido identificar con una de las que se conservan del emperador.