Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

13 oraciones y frases con aquinate

Las oraciones con aquinate que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar aquinate en una frase. Se trata de ejemplos con aquinate gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar aquinate en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A diferencia del Aquinate, no fundó el derecho natural en Dios, creador de la naturaleza humana, sino en la racionalidad del hombre.

  • El Aquinate defendió, con Aristóteles, que el bien común ha de estar por encima del bien individual, pero teniendo en cuenta que el bien particular está incluido en el bien común.

  • El Aquinate re fl exionó, además, sobre otras virtudes que el Estagirita no había tratado, como la religión y la humildad.

  • El Aquinate, de acuerdo con Aristóteles, concibió la virtud como un hábito bueno adquirido, operativo y voluntario, que perfecciona al sujeto que lo posee y su acción.

  • En el terreno de la filosofía práctica, el Aquinate aprovechó la ética teleológica de Aristóteles y su tratado sobre las virtudes, así como algunas de sus propuestas políticas.

  • En relación con la moral, el Aquinate dejó para la posteridad el concepto de ley natural, con sus rasgos de universalidad e inmutabilidad.

  • Frente a estas dos corrientes, el Aquinate consideró, con una visión que todavía perdura, que el ser humano posee una inteligencia individual y una voluntad libre que lo hacen responsable en la búsqueda de la verdad sobre Dios y sobre sí mismo, y en la orientación de su conducta.

  • La filosofía de la naturaleza El Aquinate, siguiendo a Aristóteles, concluyó que el rasgo que de fi ne el mundo que nos rodea es el movimiento.

  • La vía de eminencia es posible porque el Aquinate, siguiendo a Aristóteles, entendió que la noción de ser es análoga, de tal modo que las perfecciones de las criaturas re fl ejan de alguna manera el ser del Creador.

  • Los actos humanos y el fin último El Aquinate señaló que la criatura racional, a diferencia de los seres inanimados e irracionales, es capaz de encaminarse libremente hacia su fi n. Gracias a sus facultades intelectuales (inteligencia y voluntad), el hombre goza de libertad, esto es, es dueño de sus actos.

  • Señala en él las diferencias entre Aristóteles y el Aquinate.

  • Sin embargo, el Aquinate añadió que el alma humana es espiritual, por lo que no depende del cuerpo para existir; por esta razón, es inmortal, lo que implica que cuando el cuerpo muere y se corrompe, el alma permanece.

  • Sin embargo, tampoco admitió las teorías que afirmaban la naturaleza social del hombre, tal como habían aseverado Aristóteles y el Aquinate.