Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

45 oraciones y frases con aprecia

Las oraciones con aprecia que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar aprecia en una frase. Se trata de ejemplos con aprecia gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar aprecia en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Dónde se aprecia aquí?

  • ¿Dónde se aprecia?

  • ¿Se aprecia en las imágenes del vídeo? el vídeo?

  • A través del sentido del tacto se aprecia la tem-peratura de los cuerpos.

  • Al mismo tiempo, la tensión, que sería en lo sucesivo una característica de las obras de Miguel Ángel, se aprecia en la musculatura y sobre todo en la actitud expectante reflejada en el rostro.

  • Aunque este mosaico comparte con la pintura anterior las características de hieratismo, rigidez, esquematismo y simplificación, se aprecia el enriquecimiento, artístico y económico, experimentado por la Iglesia entre una época y otra.

  • Cada cultura desarrolla sus instrumentos típicos en armonía con los objetivos y valores que más aprecia.

  • Claridad: se aprecia visualmente el conjunto y se distinguen con facilidad las relacio-nes entre sus elementos.

  • Cuando se analizan las causas del rechazo a la vacunación, afortunadamente minoritario, se aprecia que la razón principal es la falta de información y el desconocimiento por parte de los padres de qué son las vacunas.

  • De hecho, trabajaron en él alarifes granadinos proporcionados por el sultán nazarí Muhammad V, aunque también se aprecia la influencia almohade aportada por alarifes de Toledo y Sevilla.

  • Desde el siglo se aprecia una clara recuperación cultural en Grecia, que coincide con la reaparición de la escritura.

  • El agua es uno de los factores más aprecia dos en el paisaje y más si se desea un uso lúdico.

  • El orden dórico se aprecia en todos sus elementos: arquitrabe sin divisiones, friso con alternancia rítmica de triglifos y metopas, y cornisa de gran sobriedad.

  • El simbolismo se aprecia en el tratamiento del tema.

  • En cambio, la humanización de las actitudes se aprecia mejor en la sonrisa del ángel y el gesto de humildad de la Virgen, del grupo de la Anunciación.

  • En cuanto a su técnica, se aprecia ya la pincelada suelta, la luminosidad vaporosa y las tonalidades doradas de su madurez.

  • En él se aprecia la característica luminosidad de su pintura y su maestría en la creación ilusoria de espacios ilimitados.

  • En esta obra, por tanto, se aprecia con claridad el definitivo abandono de la sobriedad de influencia escurialense, propia de la primera mitad de la centuria, y el avance hacia una ornamentación y dinamismo genuinamente barrocos.

  • En esto se aprecia la influencia de la fotografía y de las estampas japonesas.

  • En las dos imágenes se aprecia la diferente tonalidad de los colores entre la mañana (tonos fríos) y el atardecer (cálidos).

  • Es, por tanto, un Románico tardío, lo que se aprecia arquitectónicamente en las arquivoltas apuntadas.

  • Esa misma influencia se aprecia también en la precisión de los detalles.

  • Esta obra pertenece al clasicismo de la época augústea, lo que se aprecia no solo en la influencia de su modelo, el Doríforo de Policleto, sino también en sus elementos alegóricos y mitológicos, que son más propios del arte griego que del gusto romano por lo histórico y concreto.

  • Esto se aprecia claramente en el mirador de Daraxa (imagen inferior).

  • Experimentalmente se aprecia que la intensidad de saturación es proporcional a la intensidad de la radiación: a mayor número de interacciones entre fotones y electrones, mayor número de fotoelectrones emitidos.

  • Formalmente, se aprecia de nuevo un marcado contraste entre la quietud del primer plano y el dinamismo del mundo celeste, con una iluminación irreal de carácter simbólico y una total despreocupación por el espacio.

  • Fue una síntesis entre el estilo lineal de origen francés y el naturalismo italiano –más en su elegante versión sienesa que en la florentina–, con un acentuado carácter cortesano que se aprecia en el gusto por los detalles y en su exquisito refinamiento.

  • La influencia escurialense se aprecia en sus formas clásicas y sencillas, la planta rectangular y las torres de esquina con chapiteles de pizarra.

  • La influencia francesa penetró en España a través del Camino de Santiago y se aprecia principalmente en la pintura castellano-leonesa, cuyos rasgos más destacados son: Una gama cromática reducida, con predominio de colores ocres y terrosos.

  • La influencia oriental se aprecia en el ritmo repetitivo de animales, a menudo fabulosos, y su disposición en bandas.

  • La peculiaridad del grupo pisano son las galerías de arcos vivos dispuestos en varios pisos en la fachada, como se aprecia en la catedral de Pisa, iniciada en la segunda mitad del siglo .

  • No obstante, se aprecia en ellos una notable mejora técnica, pues los personajes se desenvuelven con más naturalidad en el espacio que los rodea, consiguiendo de este modo una perfecta integración de figuras y fondos, que contrasta con las rigideces de algunas obras del Quattrocento .

  • Pero donde se aprecia una notable mejora del estilo de Velázquez es en la agrupación de los personajes, que en esta obra se relacionan entre sí con naturalidad y soltura, dejando atrás definitivamente la incomunicación y las actitudes forzadas de algunas de las pinturas más significativas de su etapa inicial, como «El aguador de Sevilla» o «La Vieja friendo huevos».

  • Pero en cada piso las bíforas están separadas entre sí por pilastras apenas salientes del muro, según la superposición de órdenes clásicos que recomendaba Vitruvio y que se aprecia en el Coliseo de Roma.

  • Pero, experimentalmente, se aprecia que el choque altera la velocidad de la partícula (efecto Compton) y, por lo tanto, su cantidad de movimiento o momento lineal, p .

  • Si se compara el westwerk añadido a finales del siglo a la iglesia de San Pantaleón de Colonia con el de la iglesia abacial de Corvey, se aprecia una notable diferencia en el tratamiento del muro, que se ha enriquecido con una variedad de elementos decorativos, como arquillos ciegos lombardos y molduras.

  • Sin embargo, desde mediados del siglo xii, se aprecia un cambio de sensibilidad que anunciaba la nueva visión del arte gótico: frente a la simplicidad del románico, algunas fi guras muestran una mayor naturalidad y detalle, con actitudes más humanas y formas más correctas y proporcionadas.

  • Sin embargo, sí se ha conservado el plano con el proyecto de la abadía de Sankt Gallen, del primer tercio del siglo, en el que se aprecia perfectamente el ideal de organización de un monasterio benedictino.

  • Su principal fuente de inspiración, entre los pintores flamencos, fue Roger van der Weyden, del que tomó su dramatismo y expresividad, como se aprecia claramente en la Piedad, obra de procedencia desconocida.

  • Su tratamiento es algo diferente al de los kouroi: están vestidas, por lo que la rigidez no se aprecia en sus cuerpos, sino en su indumentaria, que varía según los gustos de cada momento.

  • También en la política aristotélica se aprecia un planteamiento teleológico, que da prioridad a la causa fi nal.

  • Tanto los temas como su tratamiento nos remiten al arte paleocristiano, en el que interesaba más el mensaje que la corrección formal, como se aprecia en la tosquedad y desproporción de los motivos, que se adaptan a la forma del capitel.

  • Una buena muestra de este cambio se aprecia en su forma de representar en lo sucesivo las costumbres populares, que dejaron de recibir un tratamiento alegre y festivo para convertirse en la expresión amenazadora, desagradable e inquietante de una multitud hosca, que presenta un rostro colectivo fi ero y cruel.

  • Uno de los centros principales del mudéjar leonés fue la ciudad de Sahagún, en el Camino de Santiago, que aún conserva obras tan representativas como la iglesia de San Tirso, del siglo, iniciada en piedra, como se aprecia en la base del ábside central, pero continuada en ladrillo.

  • Y en las de mayor calidad se aprecia un dominio de la perspectiva, así como de la luz y el color para dotar de volumen a las figuras, que no se superaría hasta el Renacimiento.