Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

22 oraciones y frases con antonio

Las oraciones con antonio que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar antonio en una frase. Se trata de ejemplos con antonio gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar antonio en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Cómo reaccionarías tú en la situación de Antonio?

  • ¿De dónde saca Antonio la fortaleza en los momentos previos a su muerte?

  • Antonio Fernández-Rañada.

  • Antonio Pérez consiguió huir a Francia y difundió graves acusaciones de abusos y crímenes contra Felipe II, que sirvieron de base, junto con otros testimonios, para la elaboración de la leyenda negra de España en Europa.

  • Antonio tomó el préstamo para Bassanio, su gran amigo, con el fin de ayudarlo a contraer matrimonio con ella.

  • Antonio y Cleopatra, de Lawrence Alma-Tadema.

  • Como Felipe II no podía violar los fueros aragoneses, acusó a Antonio Pérez de un falso delito de herejía para que pudiera detenerlo la Inquisición, cuyas actuaciones no estaban limitadas por ninguna jurisdicción territorial.

  • Denario con la efigie de Cleopatra y Marco Antonio.

  • Después de pacificar Roma, Octavio marchó a Egipto y acusó de traidor a Marco Antonio.

  • El con fl icto entre las pretensiones absolutistas de Felipe II y la defensa de los fueros del Reino de Aragón se desencadenó a partir de un turbio asunto: la traición de Antonio Pérez, secre- tario de Felipe II.

  • El encuentro con Antonio cambiará sus vidas.

  • En efecto, la radicalización política de la sociedad alcanzaba también a los intelectuales y artistas, en una época en que el compromiso político parecía ineludible en toda Europa: Antonio Machado, Ramón María del Valle-Inclán o Rafael Alberti, entre otros muchos, se orientaron hacia la izquierda; Ramiro de Maeztu o Eugeni d’Ors, hacia la derecha monárquica e, incluso, el fascismo.

  • Este ordenó encarcelarlo por sus manipulaciones y engaños, pero Antonio Pérez logró huir a Aragón, donde se acogió a la protección del Justicia Mayor.

  • Juan defiende que hay seres vivos en la Tierra porque había oxígeno en nuestra atmósfera, mientras que Antonio dice que si hay oxígeno es debido a que antes hubo seres vivos.

  • La hija pequeña de Manolo se da cuenta del bien que está haciendo a su familia el encuentro con Antonio.

  • La obra de Antonio Saura, aunque tiende a la abstracción, no renuncia del todo a las referencias figurativas.

  • Los aragoneses consideraron esto como una intromisión de la monarquía y una violación de los fueros y privilegios de Aragón, por lo que el pueblo se amotinó e impidió el traslado de Antonio Pérez a la cárcel inquisitorial.

  • Marco Antonio le correspondió ser el gobernador de Oriente y de Egipto.

  • Marco Antonio, tras ser derrotado, fue abandonado por su ejército y se suicidó en Alejandría.

  • Shylock, un prestamista judío, reclama ante el Dux la fianza que pactó con Antonio en el caso de que no devolviera el préstamo que le había concedido: una libra de su propia carne.

  • Sus iniciales planteamientos ideológicos estaban muy próximos a los fascismos europeos contemporáneos, pero la muerte de su fundador y principal teórico, José Antonio Primo de Rivera, y su posterior fusión con los tradicionalistas en un partido único, bajo el mando directo de Franco, les había hecho perder gran parte de sus señas de identidad en aras de una sumisión total a la fi gura del dictador.

  • Sus integrantes se vieron obligados a elegir entre la fi delidad a la República o el apoyo al bando militar sublevado: del lado republicano las fi guras más sobresalientes fueron el poeta Miguel Hernández, el dramaturgo Antonio Buero Vallejo y los fi lósofos José Ferrater Mora y Julián Marías ; en el bando sublevado destacaban los poetas Dionisio Ridruejo, Leopoldo Panero y Luis Felipe Vivanco, el novelista Gonzalo Torrente Ballester, el fi lósofo José Luis López Aranguren y el médico y ensayista Pedro Laín Entralgo .