Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

9 oraciones y frases con anónimos

Las oraciones con anónimos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar anónimos en una frase. Se trata de ejemplos con anónimos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar anónimos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • En España, se exige por ley que la donación y el trasplante sean anónimos.

  • Los protagonistas de sus pinturas y dibujos son soldados anónimos y gentes del pueblo, no héroes ni personajes históricos.

  • Los clientes eran los grupos privilegiados de la sociedad, con el faraón a la cabeza; y los artistas, anónimos en su inmensa mayoría, ejecutaban su oficio siguiendo la tradición, como meros artesanos, lo que no impedía que su trabajo gozara de gran consideración y respeto.

  • Los protagonistas de sus cuadros y grabados de esta época no son personajes conocidos o importantes, sino seres anónimos de ambos bandos, en ocasiones verdaderos tipos humanos, que ejercen o sufren la violencia del conflicto en su cotidianeidad.

  • Pero el verdadero tema del cuadro trasciende lo anecdótico para denunciar la destrucción fría y metódica del ser humano, en un tratamiento propio del Romanticismo (situación límite y personajes anónimos) que se anticipa en mucho tiempo al expresionismo (deformaciones intencionadas para resaltar el dolor y la desesperación).

  • Por detrás de ellas se disponen otros personajes anónimos, que comparten un mismo espacio, pero no se comunican entre sí.

  • Por lo demás, los protagonistas siguen siendo seres anónimos: los fusilados, tipos humanos con diversas actitudes ante la muerte; y el pelotón de fusilamiento, simple maquinaria de matar sin rasgos individuales.

  • Provocó un gran escándalo entre la crítica y el público, no tanto por la presencia de dos seres anónimos de la clase trabajadora en su duro trabajo cotidiano y en un escenario carente de idealización, como por su gran tamaño, que suponía equiparar un tema vulgar al rango de las grandes obras de historia, de tema heroico, mitológico o bíblico.

  • Sin embargo, empleó, como Gericault o Delacroix en la pintura, ciertos recursos barrocos (el agitado movimiento, la composición abigarrada con acentuados entrantes y salientes, la expresividad de los rostros y los gestos) para exponer su visión romántica del tema, que recuerda a «La Libertad guiando al pueblo», de Delacroix, con sus protagonistas anónimos y el tono de exaltación patriótica.