Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

13 oraciones y frases con ama

Las oraciones con ama que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar ama en una frase. Se trata de ejemplos con ama gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar ama en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¿Cómo Dios, que crea al hombre a su imagen y semejanza, y lo ama apasionadamente, podría reducir ese amor a tan corto espacio de tiempo como es la biografía de una persona?

  • ¿Cómo se ama al prójimo?

  • Aprendiendo a amar como amaba y ama Jesús.

  • Cuando alguien ama algo o a alguien, siempre quiere conocerlo más.

  • De ida, porque mueve a salir de uno mismo para preocuparse por el bien del que se ama.

  • Dios mira a cada ser humano y lo ama como si fuera la única criatura de la Tierra.

  • El sufrimiento enfrenta al hombre con las cuestiones últimas: todo lo que se ama en este mundo se pierde en algún momento, en especial, por la propia muerte.

  • El superhombre es el ser libre y fuerte que ama la vida y crea los valores a partir de su voluntad.

  • Lo que se ama, el centro, es la persona del otro y lo que se busca es su bien.

  • Para amar al prójimo debemos aprender a amar como ama Jesús; hemos de excluir todo lo que nos aleje de la fidelidad al bien de los demás.

  • Porque no es el mundo por sí junto a mí, y yo por mi lado aquí junto a él, sino que el mundo es lo que está siendo para mí, en dinámico ser frente y contra mí, y yo soy el que actúo sobre él, el que lo mira y lo sueña y lo sufre y lo ama o lo detesta.

  • Se parece a la justicia conmutativa, ya que hay un intercambio en el amor, pues el que ama ha de ser, a su vez, amado.

  • Ya la aurora siguiente iba alumbrando la tierra con la antorcha de Febo y ya había ahuyentado la húmeda sombra por el haz del cielo cuando fuera de sí de dirige a su hermana, ama de su alma: «¡Ay, Ana, hermana mía, qué sueños tan horribles me tienen angustiada!