Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

37 oraciones y frases con altar

Las oraciones con altar que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar altar en una frase. Se trata de ejemplos con altar gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar altar en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Altar de Córdoba del siglo III dC con caracteres latinos: la lengua de los colonizadores había desplazado ya a las lenguas autóctonas del sur de la Península.

  • Con ligereza la sacra hecatombe en honor del dios colocaron seguidamente en torno del bien edificado altar y se lavaron las manos y cogieron los granos de cebada majada.

  • Consagración del altar mayor de Cluny. . .

  • Conviene, por último, recordar el carácter propagandístico que aquí tiene la gigantomaquia y que ya se señaló al comentar el altar desde el punto de vista arquitectónico.

  • El culto a los dioses, en el que participaba toda la comunidad, se desarrollaba en torno a un altar cercano, al aire libre.

  • El espacio interior es dinámico y define un itinerario que va desde la entrada principal por el oeste, a través de la nave central, hasta el ábside de la cabecera, el lugar más significativo, donde se sitúa el altar.

  • El espacio interior se articula a partir de un eje direccional que conduce desde la entrada hacia el altar y el ábside, principales centros visuales de interés.

  • El heroon, donde había un altar dedicado a un héroe desconocido.

  • El interior, iluminado por pequeños vanos en los muros y por la rendija situada entre estos y la cubierta, invita al recogimiento; y el suelo, en ligera pendiente, dirige la atención hacia el altar.

  • El más normal es el altar construido de piedra pulida, más o menos decorado con volutas y con pocas variantes.

  • El registro superior, en el muro occidental, a ambos lados de la puerta de acceso, muestra escenas relacionadas con los orígenes de Roma; en el muro opuesto, personificaciones de Roma y la Paz; y en los muros laterales, el cortejo encabezado por Augusto en la ceremonia del sacrificio, realizado en aquella ocasión sobre un altar de madera.

  • En cambio el retablo del altar mayor del monasterio de Poblet (imagen derecha), iniciado después que el anterior, pero realizado simultáneamente, está ejecutado en un lenguaje ya plenamente renacentista, tanto en el tratamiento de las imágenes como en la arquitectura que las enmarca, con pilastras de órdenes clásicos, hornacinas con bóvedas aveneradas, y decoración de grutescos.

  • En cambio, experimentó un notable desarrollo la pintura sobre tabla,, que en su versión monumental produjo o la aparición de los retablos, colocados s tras el altar.

  • En el centro estaba el altar de Dioniso.

  • En la imagen se puede observar el sistema de apertura y cierre de puertas de un templo una vez se encendía fuego en el altar.

  • En las iglesias de peregrinación a este camino se añade el que permite recorrer la iglesia por las naves laterales bordeando el altar por la girola.

  • En Occidente, en cambio, los restos de mártires o santos se depositaban preferentemente en las mismas basílicas, en criptas situadas bajo el altar.

  • Entre los ejemplos más representativos encontramos el templo de Zeus Olímpico, al pie de la Acrópolis; el altar de Zeus en Pérgamo, y el teatro de Epidauro.

  • La escuela de Pérgamo, con el Galo moribundo y los relieves del altar de Zeus, en Pérgamo.

  • La actual de Santa de Fe de Conques (iniciada a mediados del siglo y concluida a principios del siglo ) presenta los rasgos esenciales de este tipo de iglesias, aunque sus dimensiones son algo más pequeñas de lo habitual: planta de cruz latina, transepto con naves laterales, girola detrás del altar, capillas radiales y tribuna por encima de las naves laterales.

  • La imagen representa a un popa, es decir, el encargado de conducir a la víctima hasta el altar en los sacrificios y de abatirla con un golpe para que se la pudiera sacrificar.

  • La pintura sobre tabla, generalmente al temple, propició en su versión monumental la producción de retablos, colocados tras el altar mayor o en las capillas laterales, dedicadas a los santos.

  • La primera de ellas, la bóveda, fue un encargo del Papa Julio II, y la segunda, el muro tras el altar, fue ejecutada casi treinta años después.

  • Los cuatro muros que rodean el altar presentan en su exterior un doble friso: El registro inferior representa motivos vegetales y animales.

  • Los cultos religiosos se celebraban fuera de los templos, en torno a un altar situado frente al edificio.

  • Los participantes se disponían en semicírculo en la zona que había entre el altar y el templo y comenzaban el sacrificio.

  • Los sacerdotes examinaban sus entrañas: si causaban buena impresión, se quemaban en el altar; si no, había que iniciar de nuevo el sacrificio con otra víctima, pues se entendía que la primera no agradaba a los dioses.

  • Los templos son centros importantísimos: el Partenón, el Erecteón, el templo de Atenea Nike, etc. Ante el templo se encuentra el altar, que es tiene lugar el culto.

  • Más tarde, en el gran altar situado delante del Partenón se degollaban tantas vacas como hiciera falta para alimentar a toda la ciudad.

  • No obstante, son de gran interés también la miniatura y la pintura sobre tabla, especialmente la de los antipendios (frontales de altar), cuya producción fue característica de España y en particular de Cataluña.

  • Posiblemente se utilizaba como altar de sacri fi cios o de celebraciones rituales, y se hallaba dentro de un santuario.

  • Posiblemente se utilizaba como altar de sacrificios o de celebraciones rituales, y se hallaba dentro de un santuario.

  • Situado en la girola, detrás del altar mayor, es un perfecto ejemplo de fusión barroca de arquitectura, pintura y escultura al servicio de la Iglesia triunfante.

  • Su recorrido es un simbólico camino de salvación, reforzado por la orientación que adoptan las basílicas a partir del siglo V : se ingresa en ellas por el oeste y se avanza hacia el altar de la cabecera, situado al este, donde la verdad de Dios se identifica con la luz del sol naciente.

  • Su ubicación y características obedecen a un claro sentido escenográfico: situados a ambos lados del presbiterio de la iglesia, están en actitud orante y dirigen su mirada hacia el altar mayor, como si estuvieran asistiendo realmente a los oficios litúrgicos.

  • Tras el sacrificio, dos jóvenes se acercaban al altar y eran ungidos con la sangre del cuchillo empleado durante el sacrificio.

  • Una aportación original del Gótico fue el retablo, destinado al muro tras el altar.