Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

12 oraciones y frases con almohades

Las oraciones con almohades que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar almohades en una frase. Se trata de ejemplos con almohades gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar almohades en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A partir del siglo XI, los reinos cristianos tomaron la iniciativa militar y los reinos de taifas se vieron forzados a solicitar en dos ocasiones la ayuda de pueblos musulmanes africanos (los almorávides primero y los almohades después), que reunificaron Al Ándalus durante breves períodos.

  • Almorávides y almohades eran igualmente rigoristas en materia religiosa y rechazaban el gusto por el lujo de los reinos de taifas.

  • Así, en Al Ándalus, el periodo del califato de Córdoba y de los primeros reinos de taifas se caracterizó por la tolerancia religiosa e intelectual, que fi nalizó con el rigorismo de los almorávides y los almohades.

  • Aunque existen similitudes entre la evolución política de Al Ándalus con los almorávides y con los almohades, las diferencias son también considerables: a Los almohades no llegaron a Al Ándalus reclamados por los reinos de taifas ni como libertadores frente a la amenaza cristiana, sino con el afán de destruir de forma de fi nitiva lo que quedaba del imperio almorávide.

  • El arte hispanomusulmán se suele dividir en cuatro grandes periodos, coincidentes a grandes rasgos, con las etapas políticas que atravesó Al Ándalus: cordobés o califal, de los reinos de taifas, de las dinastías africanas (almorávides y almohades) y granadino o nazarí.

  • En cambio, de los almohades se pueden apreciar en Sevilla, la que fuera su capital en Al Ándalus, dos magní fi cos ejemplos: la Torre del Oro y la Giralda, esta última era el minarete de la mezquita, que ocupaba el solar de la catedral actual –véase imagen inferior–. Por último, el arte nazarí de Granada (siglos xiv y xv ) nos ha legado otra magní fi ca obra: el palacio de la Alhambra, el mejor y más antiguo de los palacios islámicos conservados –véase imagen superior–. Sus pobres estructuras están enmascaradas por una fantástica decoración, que cubre por completo techos y muros, con motivos vegetales, geométricos y epigrá fi cos.

  • En cambio, los almohades, cuya capital en Al Ándalus era Sevilla, nos han legado en esta ciudad monumentos tan significativos como la Giralda, antiguo minarete de la mezquita mayor, o la Torre del Oro, albarrana que reforzaba la defensa del Alcázar al lado del río.

  • Los almorávides y los almohades, en cambio, con su rigorismo e intolerancia religiosa impusieron una seria limitación al pensamiento .

  • Pero poco después surgió, también en el norte de África, un nuevo grupo religioso, los almohades, cuyo objetivo era la destrucción del poder almorávide y la ocupación de sus territorios.

  • Por otra parte, las relaciones entre mozárabes y musulmanes empeoraron con el rigorismo religioso de almorávides y almohades.

  • Siglo Ante el creciente poder de los almohades, la reacción de los reinos cristianos consistió en fi nalizar sus disputas y aunar sus esfuerzos frente al peligroso enemigo común.

  • También contribuyó a ello el espíritu de guerra santa que animaba a los almohades, al que res- pondieron los cristianos llamando a la cruzada .