Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

24 oraciones y frases con alegría

Las oraciones con alegría que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar alegría en una frase. Se trata de ejemplos con alegría gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar alegría en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • ¡Familia, vive la alegría de la fe!

  • ¿Cómo puede eso despertar alegría, regocijo o ser motivo de bendición?

  • «Darse a los demás es de tal eficacia que Dios lo premia con una humildad llena de alegría» (san Josemaría Escrivá de Balaguer).

  • «Ser benéfico cuando se puede es un deber, y además hay algunas almas tan predispuestas a la compasión que incluso sin otro motivo de la vanidad o de la propia conveniencia, encuentran un placer interior en difundir alegría a su alrededor y pueden recrearse en la satisfacción de otros en tanto que es su obra.

  • Apenas lleva un año en esta organización, pero basta ver su modo de obrar y la alegría que transmite para saber que su actitud no responde a un capricho pasajero.

  • Desde el gozo por la labor bien hecha o por lo hermoso que contemplamos, podemos ascender a la alegría de mantener unas relaciones interpersonales enriquecedoras.

  • El aspecto exterior presenta la misma libertad de volúmenes y formas, en un deseo de transmitir al entorno urbano una sensación de alegría y variedad.

  • En estos pequeños gestos de entrega experimentamos algo misterioso: que darse a los demás es de tal eficacia que Dios lo premia con una profunda alegría, que salimos ganando cuando nos entregamos al prójimo.

  • Es tiempo de donación, de rezo, de creatividad, de actividades valiosas por sí mismas, de diversión y entretenimiento, de gracia y alegría.

  • Es un amor que tiende a la comunión y cuyo fruto es la alegría de quien se entrega a otra persona sin condiciones.

  • Esta es la razón de que al cristiano siempre lo acompañe la alegría.

  • La consecuencia de esa apertura al don de Dios es la alegría que brota del interior.

  • La verdadera alegría no está en lo espectacular, sino en hacer de lo ordinario algo extraordinario, es decir, en el amor y en la entrega diaria, en la constancia y en la fidelidad a los compromisos adquiridos.

  • Las Bienaventuranzas son la manera de trasladar la cruz y la alegría de la Resurrección a la vida del creyente, pues primero han estado en Jesucristo como prototipo.

  • Los alquenos y los alquinos reciben también el nombre genérico de hidrocarburos insaturados .No hablamos de un tatuaje, que es más de quien lo ha hecho que del que lo lleva, sino de: • Unas maneras habituales de obrar, de responder a las situaciones: con timidez, con agresividad, con alegría, con ironía, con compasión… Cuando alguien no posee una manera propia de obrar, decimos que no tiene personalidad.

  • Nuestro estado físico influye en nuestra mente (por ejemplo, el cansancio o el sueño disminuyen nuestra capacidad de atención); asimismo, nuestro estado mental o psíquico afecta a nuestro cuerpo (por ejemplo, la tristeza o la alegría se reflejan en nuestro aspecto físico).

  • Para un judío, la llegada del Reino de Dios significaba la presencia definitiva de Dios entre los hombres y, con ello, la inauguración de una nueva forma de vida fundamentada en el perdón, la caridad, el respeto y la alegría.

  • Pero lo que en este era elegancia, alegría y desenfado, en el grabado se ha convertido en una escena grotesca en la que tres lascivos y ridículos ancianos de sexos abultados danzan torpemente junto a tres descaradas jóvenes.

  • Puestos a seguir imaginando, supón que esa persona es alguien con poder para expandir tu existencia porque te descubre mundos nuevos de alegría, de afecto, de perdón..., y que tiene ese poder porque, además de ser una persona humana como tú, es verdaderamente Dios, un Dios tan genial que piensa continuamente en la alegría de los hombres.

  • Se alternan fases de alegría desenfrenada con otras en las que la persona sufre una intensa depresión.

  • Seguro que has experimentado en tu propia vida la alegría que te ha causado alguien que te ha sido fiel en un momento difícil.

  • Son el deseo, la aversión, la alegría, la pena, la esperanza, la desesperanza, el temor y otras semejantes.

  • Su bondad es la de lo deleitable: la bondad de lo que es querido porque causa en el sujeto una resonancia afectiva positiva (placer, satisfacción, alegría, etcétera).

  • Toda la obra de Matisse transmite, como indica el título de este cuadro, una inconfundible alegría vital.