Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

9 oraciones y frases con alcancen

Las oraciones con alcancen que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar alcancen en una frase. Se trata de ejemplos con alcancen gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar alcancen en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Emplean un volumen de recursos superior al necesario para alcanzar el bienestar o para que lo alcancen otras poblaciones más desfavorecidas.

  • En la actualidad, se prevé la evolución de GPS hacia un sistema remo delado y también se prevé que todos los sistemas existentes y futuros alcancen interoperatividad, de modo que resulte una mayor exactitud, fiabilidad y continuidad en el servicio.

  • En otras palabras, que alcancen la felicidad.

  • La sobresaturación de alguno de ellos determina que se alcancen concentraciones considerables y se alteren los ciclos de regulación.

  • Los países con economías emergentes, principalmente China e India, reclaman su de recho a contaminar del mismo modo que lo han hecho los países del primer mundo hasta que alcancen el mismo nivel económico.

  • No es difícil imaginar una sociedad que, en nombre de su identidad cultural, decida excluir a quienes no tengan determinada pureza de sangre; o una cultura que exija sacrificios humanos a sus dioses; o aquella en la que la mayoría imponga la eliminación de los individuos que no alcancen un determinado grado de inteligencia o salud.

  • Para los escépticos, es iluso pretender que las ciencias alcancen conocimientos verdaderos y, por consiguiente, carece de sentido la existencia de una ciencia primera, necesaria e incuestionable.

  • Riega la tierra de la maceta cada dos o tres días hasta que las judías alcancen una altura suficiente y tengan bastantes hojas.

  • Y resulta muy improbable que los seres vivos alcancen el grado de perfección o desarrollo que poseen por pura casualidad, sin una dirección en su devenir, sin una ley natural.