Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

6 oraciones y frases con ajenos

Las oraciones con ajenos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar ajenos en una frase. Se trata de ejemplos con ajenos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar ajenos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Asimismo, la estructura social de jerarquía estaría ligada a esos instrumentos tec nológicos, ajenos a la propia estructura corporal de la especie, y que garantizaban su poder (por ejemplo, quien tiene mejores armas puede cazar mejor).A partir de ese fenómeno, ya se puede decir que la especie humana pone de manifiesto un comportamiento diferente al de las demás espe cies que comparten el mismo ambiente.

  • El militarismo y el chovinismo eran completamente ajenos a su espíritu».

  • Estos materiales ajenos al medio son sustancias contaminantes producidas por los agentes contaminantes.

  • Heteronomía: determinación de la ley moral por motivos extrínsecos y ajenos al sujeto moral.

  • Los seres humanos han fabricado instrumen tos ajenos a su propia naturaleza, pero no han desarrollado al mismo tiempo mecanismos eficaces que impidan utilizar dichos instrumentos contra sí mismos.

  • Y puesto que la voluntad de los Reyes que en estos tiempos han reinado y sus consejos ha sido proveerlos de justicia y conservarlos en ella, y no consentir que les fuesen hechos daños y agravios, y así lo han mostrado por sus muchas leyes y provisiones, pero llegadas allá no se han cumplido por la grande y desmedida codicia y ambición de los que allí han pasado, mayormente de los que a aquella gente han ido a gobernar[...]. Y así, de días en días, y de años en años, se han ido entablando y arraigando y olvidando las dos especies de tiranía con que habemos asolado aquellas tan innumerables repúblicas: lo uno en nuestra primera entrada que llamaron conquista, en aquellos reinos, no nuestros sino ajenos, de los reyes y señores naturales en cuya pacífica posesión los hallamos.