Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

49 oraciones y frases con agustín

Las oraciones con agustín que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar agustín en una frase. Se trata de ejemplos con agustín gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar agustín en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • «Cuando yo me adhiera a ti con todo mi ser, no habrá penas, ni pruebas, y mi vida, toda llena de ti, será plena» (san Agustín, .

  • Agustín formuló de modo preciso la relación entre razón y fe.

  • Agustín no supo, sin embargo, dar una respuesta de fi nitiva al problema del origen del alma.

  • Agustín se apartó, así, del intelectualismo ético platónico, que culpaba de la falta de virtud a la ignorancia.

  • Aquino consideró, in fl uido por el iluminismo de san Agustín, que el intelecto agente es como una luz que participa de Dios, gracias a la cual conocemos los conceptos.

  • Como decía san Agustín, un fin sin fin.

  • Con motivo de la caída de Roma, Agustín escribió su célebre obra La ciudad de Dios .

  • Ejemplarismo: doctrina que propuso san Agustín y que se inspira en la teoría de las ideas de Platón, según la cual las esencias de las cosas, fuente de su ser y su verdad, se encuentran como modelos o ejemplares en la mente de Dios antes de la Creación, y no se distinguen de él.

  • El énfasis de san Agustín sobre el carácter voluntario y libre de la acción humana será trascendental en el debate ético, de tal modo que se llegará a extremar la contraposición entre voluntad y razón.

  • El neoplatonismo convivió con los primeros siglos del cristianismo y ejerció una enorme in fl uencia en signi fi cativos autores cristianos: Agustín de Hipona y el Pseudo-Dionisio.

  • El pensamiento de Agustín ha in fl uido considerablemente en la formación de la cultura europea, ya que toda la fi losofía cristiana medieval fue agustiniana hasta el descubrimiento de Aristóteles y sus comentaristas, en el siglo xiii .

  • El proceso de interiorización que propuso Agustín abrió la puerta a una toma de conciencia del «sí mismo» como realidad original, distinta u opuesta a cualquier otra.

  • En él se recuerda lo que dijo san Agustín: «La Iglesia en su conjunto dice: ¡perdona nuestras deudas!

  • En este argumento se inspira en san Agustín.

  • En los primeros siglos destacó, entre otros muchos, san Agustín, quien formuló de modo preciso la relación entre razón y fe.

  • En realidad, la gran in fl uencia de san Agustín se puede detectar en el desarrollo del pensamiento occidental.

  • Estaba integrada por un numeroso grupo de escritores partidarios del realismo social, es decir, de la literatura y el arte como medio de denuncia de la realidad e instrumento de crítica social y política: novelistas como Rafael Sánchez Ferlosio, Carmen Martín Gaite, Ana María Matute, Juan Goytisolo, Luis Goytisolo, Luis Martín Santos o Juan Marsé; dramaturgos como Alfonso Sastre o Lauro Olmo; poetas como Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma o José Agustín Goytisolo.

  • Frente a los averroístas, otra corriente de pensamiento, el agustinismo medieval, invocó la autoridad de san Agustín y rechazó completamente las ideas aristotélicas, con el objeto de contrarrestar la visión anticristiana a la que conducía el averroísmo.

  • Investiga y elabora una breve disertación acerca de la influencia y la actualidad de san Agustín de Hipona en los campos de la psicología y la teoría contemporánea de los valores.

  • La complementariedad entre las verdades de la fe y las de la fi losofía defendida por san Agustín, enriqueció los debates surgidos en la fi losofía posterior.

  • La teología y la filosofía Como habían hecho con anterioridad san Agustín y numerosos pensadores medievales, Tomás de Aquino re fl exionó sobre las relaciones entre dos fuentes de conocimiento: la fe y la razón.

  • Ley eterna: concepto que introdujo Agustín de Hipona, que lo define como «la razón divina o voluntad de Dios que manda conservar el orden natural y prohíbe quebrantarlo».

  • Luz incorpórea es original de Agustín, aunque ya Aristóteles había comparado el intelecto agente Sigue una posible solución del ejercicio.

  • Mal: para san Agustín, es privación del bien, es decir, no tiene subsistencia propia.

  • Merece una mención especial san Agustín.

  • No obstante, mientras que para Platón las ideas existían separadas del Demiurgo y eran superiores a él, Agustín sostiene que las ideas se encuentran en la mente divina, no se distinguen de Dios, son fuente del ser de las cosas y de la verdad, y son fundamento de la certeza y de la ciencia.

  • Origen de la prueba: san Agustín y san Anselmo.

  • Para Agustín, el alma es espiritual —simple e indivisible—; basta con meterse dentro de uno mismo para percibir que es completamente independiente de la materia y que no hay en ella composición alguna.

  • Para Agustín, las verdades eternas son el objeto de la sabiduría, la cual es el conocimiento que hace comprender la esencia de las cosas y que conduce, desde la propia interioridad, al conocimiento de Dios.

  • Para demostrar la existencia de la verdad, frente al escepticismo, san Agustín halló una certeza primaria de la que era imposible dudar: la propia existencia.

  • Por eso, para san Agustín, el mal es, a veces, un misterio al que solo la fe puede dar respuesta.

  • Porque, con frecuencia, la finalidad de la oración se logra más con lágrimas y llantos que con palabras y expresiones verbales» (san Agustín, Carta a Proba).

  • Sabiduría: según san Agustín, es el conocimiento racional superior que tiene por objeto las verdades eternas, universales y necesarias.

  • San Agustín demostró que no se puede dudar de todo, pues siempre Si fallor, sum agustiniano anticipó, en cierto modo, el Cogito, ergo sum cartesiano.

  • San Agustín era consciente de los límites del entendimiento humano y de su incapacidad para conocer la esencia de Dios.

  • San Agustín divide la historia en edades.

  • San Agustín la defendió en su juventud; después, la abandonó y refutó.

  • San Agustín de Canterbury evangeliza Inglaterra.

  • San Agustín de fi ende el valor positivo del libre albedrío.

  • San Agustín explica su teoría de la iluminación señalando que, así como el Sol ilumina las cosas corpóreas, Dios es el Sol que da luz a nuestra inteligencia para que capte las verdades eternas.

  • San Agustín no pretendió elaborar pruebas sistemáticas que demostrasen la existencia de Dios.

  • San Agustín sostuvo que Dios creó todas las cosas a partir de la nada, libremente y de acuerdo con unas ideas contenidas en la inteligencia divina.

  • Según san Agustín, las verdades inmutables —universales y necesarias— no se pueden encontrar en los datos sensibles, pues las realidades empíricas son cambiantes y contingentes.

  • Sin embargo, la idea de que el universo ha nacido en un momento temporal determinado conduce inevitablemente al concepto de «creación», desa-rrollado por la fi losofía cristiana y, en concreto, por san Agustín de Hipona.

  • Termina las siguientes afirma Agustín defendió el valor positivo rige la […], que terminará con el mal físico es consecuencia del […].

  • Tras su paso por el maniqueísmo, el escepticismo y el neoplatonismo, Agustín encontró la verdad plena en la fe cristiana.

  • Un poco más tarde, san Agustín de Hipona distinguió entre las nociones de ley eterna, ley natural y ley positiva: La ley eterna es la razón divina, la voluntad de Dios que manda conservar el orden natural y prohíbe perturbarlo.

  • Una cuestión preocupó especialmente a san Agustín: en qué consiste el mal, de dónde proviene y por qué Dios lo permite.

  • Ya san Agustín había empleado un razonamiento semejante en su disputa con los escépticos cuando a fi rmó «si me engaño, existo».