Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

17 oraciones y frases con agitación

Las oraciones con agitación que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar agitación en una frase. Se trata de ejemplos con agitación gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar agitación en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Como se puede apreciar en la escultura Ménade, Escopas introduce el pathos (‘sentimiento’), que se manifiesta en sus obras mediante la mirada y los labios entreabiertos y una expresión de emoción intensa, así como a través de la torsión y la agitación del cuerpo, que acentúan su dolor y su dramatismo.

  • Con recursos de gran fuerza expresiva y dramática (composición abigarrada y muy próxima al espectador, intensa agitación, grandes contrastes lumínicos, pinceladas rápidas en grandes manchas sin apenas dibujo), Goya nos muestra el ensañamiento de unos y otros sin escatimar detalles.

  • Contrasta con la figura del Furor, símbolo de los enemigos derrotados, que presenta rasgos propios del manierismo: expresividad, agitación y una forzada contorsión que ofrece visiones múltiples.

  • El momento elegido es el de mayor agitación, cuando los sayones se esfuerzan por elevar el cuerpo del mártir para crucificarlo.

  • En conjunto es un ejemplo claro de su estilo ecléctico, tan distante del realismo de la pintura de su tiempo como del academicismo dominante en la escultura: es en parte clasicista, por las referencias a lo dionisíaco y el gusto por el desnudo; y en parte romántica, por la agitación y el ritmo barroco.

  • En el interior de un campo magnético externo tienden a alinearse con el campo externo, aunque esta tendencia es contrarrestada por la agitación térmica que les da orientaciones al azar.

  • En la naturaleza, el oxígeno llega a los peces mediante la agitación de la superficie del agua, por eso es imprescindible colocar en el acuario una bomba de aire que oxigene el agua y de este modo pueda liberarse del dióxido de carbono que resulta de la respiración.

  • En relación con ella, interesa observar de dónde procede y si la fuente de iluminación está visible en la obra; si es focal o difusa; si crea volumen mediante la gradación de luces y sombras (gradación tonal o modelado); si contribuye a crear sensación de espacio; si parece real o irreal; si tiene valor simbólico, etc. D. Composición Como en la escultura, nos interesa descubrir el esquema compositivo de la obra (triangular, circular, en aspa, etc.) y los efectos que produce (equilibrio, serenidad, agitación).

  • Es, por tanto, un esquema compositivo que sugiere en quien contempla la obra agitación y, una vez más, intensa fuerza dramática.

  • Esa energía de agitación térmica de las partículas se transmite a todo el cuerpo, produciendo una sucesiva y gradual elevación de su temperatura.

  • Factores externos: a La agitación social, provocada por las duras condiciones de vida de las clases trabajadoras.

  • La agitación social y los efectos de la revolución rusa Durante la Primera Guerra Mundial, la necesidad de satisfacer la demanda exterior exigía mantener una producción ininterrumpida evitando las huelgas, lo que predispuso a los patronos más a la negociación con los obreros que al enfrentamiento.

  • La obra es un buen ejemplo de la agitación y el patetismo del arte helenístico.

  • Pero si este dotaba a sus figuras de encanto, gracia y delicadeza, Escopas era el escultor de la agitación, el dolor y lo patético.

  • Resulta evidente el simbolismo del campesino como imagen de la muerte, por lo que se ha relacionado este cuadro con el anterior de «La noche estrellada», del que sería un contrapunto: a la agitación y formas sinuosas del cielo de uno le correspondería la del trigal en este; a la noche, el pleno día; y en ambos, una imagen brillante y consoladora para alejar el temor a la muerte.

  • Tanto por el tema representado (arrebato místico de una santa recientemente elevada a los altares) como por el tratamiento que recibe (efectismo teatral, expresividad, agitación), el «Éxtasis de Santa Teresa» es una manifestación inequívoca del arte barroco, cuyo carácter propagandístico está en este caso al servicio de los valores ideológicos de una Iglesia que pretende reafirmar su autoridad y su doctrina en una época conflictiva de incertidumbre general y crisis religiosa, que contrasta con el optimismo renacentista.

  • Todos los recursos pictóricos se ponen al servicio de la expresión de este sentimiento: absoluto predominio del color (elemento sensitivo) sobre un dibujo casi inexistente; colores irreales y violentos que definen en sus curvas la agitación de la naturaleza; uso dramático de la perspectiva; y deformación espectral de la figura en primer término.