Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

48 oraciones y frases con afán

Las oraciones con afán que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar afán en una frase. Se trata de ejemplos con afán gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar afán en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A esta fidelidad se oponen las tentaciones que nos acometen del exterior (el afán de poder, la envidia...) y las que surgen de uno mismo (la soberbia, la desesperación...).

  • A esto añadió que los gobernantesfi lósofos y los guardianes no deberían tener familia propia —para evitar el deseo de obtener ventajas por ello— ni bienes materiales —para impedir el afán desordenado de enriquecerse—. Ambas clases tendrían que formar una gran familia en la que los hijos fuesen educados por la polis, sin recurrir a la propiedad privada: el Estado atendería todas sus necesidades.

  • Asimismo, fue característico del espíritu burgués el afán de notoriedad, que propició la aparición del retrato como género, aunque todavía vinculado a un contexto esencialmente religioso, como correspondía a la mentalidad dominante de la época.

  • Aunque existen similitudes entre la evolución política de Al Ándalus con los almorávides y con los almohades, las diferencias son también considerables: a Los almohades no llegaron a Al Ándalus reclamados por los reinos de taifas ni como libertadores frente a la amenaza cristiana, sino con el afán de destruir de forma de fi nitiva lo que quedaba del imperio almorávide.

  • Cada una de estas categorías ha pretendido agrupar a artistas muy diferentes, que desisten del afán de la novedad para inspirarse en fórmulas y lenguajes ya experimentados.

  • Con ellos se culminó en España el proceso codi fi cador, característico del afán liberal de racionalizar y uni fi car el Derecho.

  • El donante y su mujer aparecen retratados en la cara exterior de las puertas, reflejando ese afán de perpetuarse a través del arte que caracterizaba a la nueva mentalidad burguesa.

  • El Imperio Carolingio fue el primer intento occidental de restauración del Imperio Romano, pero bajo el signo de la cristiandad, pues Carlomagno, en su afán de emulación, no retrocedió más allá de Constantino, al que se consideraba el primer emperador cristiano.

  • El noviazgo crece cuando pasa a la amistad, al afán por conocerse y compartir vivencias.

  • El sepulcro monumental fue otra aportación importante del Gótico, que refleja el individualismo creciente de la época y el afán de inmortalidad de quien lo encargaba, en un anticipo de la nueva mentalidad renacentista de la fama.

  • En consecuencia el afán de novedad y originalidad deja de ser una obsesión para los artistas.

  • En España, tras los pogromos del siglo xiv, había aumentado el número de conversos –judíos convertidos al cristianismo–, pero en muchos casos la conversión estaba motivada solo por el afán de ponerse a salvo de la hostilidad antisemita.

  • En su emplazamiento original ofrecía una imagen majestuosa, característica del afán propagandístico y escenográfico del helenismo.

  • Es un auténtico retrato, que una vez más denota el individualismo y afán de notoriedad propios de la época.

  • Es una composición recargada, de exacerbado dinamismo y fuerte sentido escenográfico, que refleja a la perfección el afán propagandístico de esta tendencia barroca.

  • Esa nueva mentalidad, que tenía en Europa su inspiración y su modelo, se resumía en un afán de libertad moral, cultural y política, que empujaba cada vez con más fuerza hacia la democracia.

  • Este afán está motivado por el amor a los pobres, en los que reconoce de un modo especial la presencia de Cristo.

  • Este, en su afán de crear una arquitectura racionalista, funcional y sobria, había rechazado los estilos históricos y, en general, los detalles decorativos, desembocando, en opinión de algunos, en una arquitectura fría e impersonal.

  • Junto a su afán por modernizar España, Ortega defendió las tradiciones en el arte, las costumbres (por ejemplo, la caza), las fi estas (como los toros)...

  • La experiencia diaria muestra que la pasión y el afán de posesión dominan nuestras sociedades.

  • La mayoría de estos calificativos (nuevo, moderno, joven) refleja el rechazo y afán de superación de la arquitectura historicista y ecléctica.

  • La obra de arte no se concebía solo como símbolo espiritual, sino que expresaba también la grandeza de quien la encargaba o de la propia ciudad, por lo que se acentuó con el tiempo el afán por lo decorativo.

  • La obra es para el artista un medio de expresión de sus sentimientos, generalmente con una visión pesimista, a la que a veces acompaña un acentuado afán crítico.

  • La posibilidad de alterar el material genético humano discurre en una situación de continuos enfrentamientos entre limitaciones legales —que nadie quiere hacer cumplir—, intereses empresariales y el afán de notoriedad de algunos científicos.

  • La tarea del Estado es apoyar el desarrollo de la libertad individual, sin censurar determinadas posturas (por ejemplo, las religiosas), debido a causas ideológicas o al afán de controlar lo políticamente correcto, lo que debería pensar la mayoría o cualquier otra iniciativa que, en el fondo, sería propia de una mentalidad totalitaria.

  • La temática de su obra gira en torno a esos ambientes: circos, cabarets, salones de prostitución, etc., que reflejó en sus cuadros con naturalidad descriptiva y sin afán de enjuiciarlos.

  • Las diferencias entre ellas a veces fueron radicales, pero todas compartían, en mayor o menor medida, el espíritu de ruptura con la tradición artística y el afán de novedad.

  • Las intendencias Las intendencias eran divisiones administrativas –equiparables a las provincia actuales– que los Borbones crearon a semejanza del modelo francés, en su afán de controlar desde el poder central todo el territorio.

  • Las reacciones ante la muerte fueron diversas y contradictorias, desde los que adoptaban actitudes ascéticas, hasta los que se entregaban a todo tipo de excesos y placeres en un afán frenético de disfrutar de la brevedad de la vida.

  • Las repercusiones sociales de la crisis La crisis del siglo xvii afectó, en mayor o menor medida, a todas las capas sociales, que reaccionaron de formas distintas en un afán de compensar y superar las di fi cultades de la época.

  • Latín posclásico (siglos empiezan a abandonar el afán de rigor y la concisión, propios del latín clásico; el estilo se hace más ampuloso y la lengua incorpora elementos populares y arcaizantes.

  • Lugares exóticos, especialmente de Oriente, España e Italia, que satisfacían el afán de evasión y ensoñación.

  • Mi conciencia me dice que ese desvío no será definitivo, porque procuré siempre servir a España, puesto el único afán en el interés público hasta en las más criticas coyunturas.

  • No sería esta la última vez que una vanguardia artística se apropiase de un nombre aplicado por otros con afán de descalificación.

  • Pero la acción del cristiano, inspirada por el ejemplo de Jesús y por el Evangelio de las Bienaventuranzas, está motivada no solo por este afán de justicia, sino también por el amor a los pobres.

  • Pero lo que mejor re fl ejaba el espíritu ilustrado de su reinado fue su afán de extender a todas las capas sociales el deseo de modernización y reforma.

  • Por otra parte, en la Europa católica, además de la pintura al servicio de la exaltación del poder político, fueron frecuentes los temas de carácter religioso rechazados por los protestantes, en un afán combativo de reafirmarlos: la Inmaculada Concepción, la Eucaristía o las vidas de los santos, martirios sobre todo, por su fuerte impacto emocional.

  • Por otra parte, el espíritu individualista y el afán burgués de notoriedad se refleja en que quienes encargaban la obra solían hacerse representar en ella junto a los personajes sagrados, casi siempre del mismo tamaño y en plano de igualdad, lo que daría origen al retrato como nuevo género pictórico.

  • Por otra parte, la consolidación política del régimen se tradujo también en la adopción de ciertas iniciativas en política exterior, que otorgaron a España un limitado protagonismo del que carecía por completo en los años cuarenta y cincuenta, marcados por el afán de supervivencia del régimen.

  • Por otra parte, la veneración por el mundo antiguo extendió de nuevo la práctica del mecenazgo: a imitación de Mecenas, amigo del emperador Augusto, muchos príncipes, clérigos, nobles y burgueses de esta época dedicaron, por un afán de prestigio personal, un gran esfuerzo al fomento del arte y la cultura, manteniendo en sus círculos a los más afamados artistas e intelectuales y financiando sus obras.

  • Por su carácter creativo, la voluntad de poder es afán de superación y, en consecuencia, el rasgo propio del superhombre.

  • Se trata de una obra inspirada en el retrato imperial romano, que responde perfectamente al afán de exaltación de la monarquía hispana como cabeza del mayor imperio del mundo en ese momento.

  • Según el mito, Prometeo, en su afán de beneficiar a los hombres, había robado el fuego a los dioses y había engañado a Zeus.

  • Su vida novelesca y aventurera estuvo marcada por su afán de romper con la civilización occidental y la artificialidad de la sociedad burguesa a la que pertenecía.

  • Su fundamento ideológico era el principio fascista de que no existían –o no deberían existir– con fl ictos entre trabajadores y patronos, sino armonía social e intereses comunes entre todos los españoles, unidos en el afán de levantar la economía nacional.

  • Su obra, abundante y de gran variedad temática, en cuanto a estilo no es demasiado representativa de la pintura holandesa de su tiempo, ya que tiene rasgos muy personales: Frente al realismo objetivo predominante, su pintura ofrece una visión subjetiva y espiritual de la realidad, en un afán de captar la interioridad del alma humana, sin preocuparse por lo anecdótico o superficial.

  • Todas estas instituciones, cuyos miembros eran fi guras destacadas en sus respectivos campos, fueron activos instrumentos de la Ilustración, en su afán de racionalizar e impulsar la ciencia y la cultura.

  • Una mayor preocupación por la fuerza expresiva que por la belleza formal y las correctas proporciones, en un afán de crear imágenes devotas de contenido emocional.