Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

92 oraciones y frases con actos

Las oraciones con actos que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar actos en una frase. Se trata de ejemplos con actos gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar actos en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • A partir de esos valores se propagó una mentalidad tradicional y autoritaria que imponía ciertos comportamientos entre la población: a Una moral escrupulosa y estricta de inspiración católica, que impregnaba todas las manifestaciones de la vida pública o privada, desde los actos religiosos o fi ciales hasta la exigencia, para ciertos fi nes, de certi fi cados de buena conducta expedidos por los párrocos.

  • Además, muchos actos de la Iglesia católica se han ido convirtiendo en acontecimientos informativos excepcionales a los que se presta una importante cobertura mediática: celebraciones papales, viajes apostólicos internacionales, Jornadas Mundiales de la Juventud, etcétera.

  • Además, percibimos esos actos como queridos, de manera que sabemos que hubiéramos podido omitirlos o elegir otros distintos.

  • Además, sostuvo que en los actos de habla cabe diferenciar el acto locucionario (el hecho de decir algo), el acto ilocucionario (lo que el hablante hace al decir algo) y el perlocucionario (los efectos que se producen en la emisión).

  • Además, sus actos personales más específicos, como el entender y el amar, se dirigen a otras personas, en una labor conjunta de personalización.

  • Al no ser el fi n último algo querido necesariamente por el ser humano, Ockham pensó —a diferencia de otros autores, como Aristóteles o Tomás de Aquino— que no es posible determinar la bondad o malicia de los actos libres en función de este fin último.

  • Algunos están dispuestos a morir por su fe, porque los persiguen o porque realizan actos heroicos de caridad.

  • Ambas hacen posible la libertad, porque proporcionan al hombre la capacidad de juzgar y decidir sobre sus actos.

  • Aquellos actos que no necesitan ser realizados voluntaria ni conscientemente son los actos del hombre.

  • Aquí, el filósofo español está refiriéndose no tanto a la vida biológica como a la biográfica, que es la que voy escribiendo con mis actos y que puedo narrar.

  • Así, si quiero acertar con mi vida, deberé aprender qué acciones me convierten en mejor hijo, mejor amigo, mejor ciudadano, etc. Desde una perspectiva filosófica, esta reflexión sobre la bondad de mis actos no puede ser puramente teórica.

  • Así, uno ha de responder de sus actos buenos y también de los malos.

  • Crítica de la razón práctica, Alfa El hombre, desde una edad muy temprana, realiza actos genuinamente humanos —actos libres— acumulando una experiencia de sí mismo.

  • De aquí se deduce que ni los actos virtuosos pueden ser contrarios a la ley natural ni los mandatos de la ley natural son opuestos a la virtud.

  • De esta definición deducimos qué estudia la ética (los actos humanos) y cómo lo estudia (bajo la perspectiva de su bondad o maldad moral).

  • De este modo los peregrinos podían recorrer toda la iglesia por las naves laterales y la girola, sin interferir en los actos de la nave central y el presbiterio.

  • De este modo, frente al concepto feudal del rey como señor de vasallos –lo que implicaba una reciprocidad de compromisos y obligaciones entre uno y otros–, se fue imponiendo en Castilla la doctrina del rey como soberano de súbditos, según la cual el reino debía estar subordinado a la autoridad ilimitada e independiente del monarca, que solo era responsable de sus actos ante Dios.

  • Dependen de él, en cierto modo, los actos de las diversas facultades humanas.

  • Diferencia dos tipos de procesos: los actos voluntarios y los actos reflejos.

  • El significado de la palabra responsabilidad está próximo a pondus (‘peso’) y hace referencia a la ponderación o deliberación que conlleva todo acto libre y, de manera derivada, al «peso» que gana el ser humano con sus actos responsables: cuando decimos que alguien es «una persona de peso», estamos afirmando que sus decisiones tienen repercusión en ella misma y en su entorno social.

  • El acto de ser se constituye como el principio último sobre el que se sostienen todos los demás actos, que, en relación con él, son potencia.

  • El hombre realiza actos buenos si su voluntad libre obedece lo que manda o prohíbe la voluntad de Dios; en caso contrario, sus actos serán malos.

  • El lenguaje, exteriorización del pensamiento La filosofía del lenguaje estudia los actos de co-municación, es decir, los medios mediante los que se transmite una información.

  • El objeto de la intuición intelectual es, por lo tanto, la realidad singular y concreta —tanto sensible como inteligible—. Así, esta intuición permite emitir a fi rmaciones del tipo «Juan existe» o «esta piedra existe», y también proferir juicios sobre actos internos, como «hay un entendimiento» y «hay una voluntad».

  • El primer día de los juegos se dedicaba íntegramente a ceremonias de carácter religioso (sacrifcios, ofrendas) y a actos culturales (conferencias, recitales poéticos), y durante los cinco días siguientes se celebraban las pruebas deportivas.

  • El principio de seguridad jurídica, o la posibilidad de prever las consecuencias jurídicas de nuestros actos, fruto de una aplicación uniforme de las leyes por parte del Estado.

  • El proyecto, sin embargo, genera el efecto contrario: surgen actos de vandalismo y de racismo.

  • El ser es acto de los demás actos del ente, es decir, de sus formas accidentales y de su forma sustancial; por tanto, se relaciona solo con los otros actos del ente.

  • El ser humano tiene conciencia de su libertad Todos tenemos cierto dominio de algunos de nuestros actos.

  • En este sentido, la ética se puede definir como el estudio filosófico de los actos humanos en virtud de su conveniencia o inconveniencia con la naturaleza humana, según el principio de la recta razón.

  • Es un hábito operativo, ya que posibilita la adecuada realización de los actos propios de la facultad que perfecciona.

  • Es decir, trata de aquellos actos en cuyo desarrollo participa lo más específico de la naturaleza humana: la inteligencia y la voluntad libre.

  • Es un hábito adquirido, pues se obtiene por la constante repetición de actos; no es algo, por lo tanto, con lo que se nace.

  • Esa capacidad de hacer propios nuestros actos diferencia a la persona del resto de los seres vivos.

  • Este carácter permite distinguir una estructura en el obrar humano, una serie de actos que se integran en una única acción voluntaria.

  • Este edificio, concebido como complemento de la residencia privada de los reyes en la Alhambra, tenía como función servir de escenario a los actos oficiales de la Corte y con él Carlos I pretendía ofrecer una nueva imagen de su reinado.

  • Este fi lósofo llevó a cabo un análisis de los actos de habla y de lo que llama sus pretensiones de validez.

  • Este incidente desató una cadena de acontecimientos que escaparon a todo control: enfrentamientos verbales entre los monárquicos del interior del piso y los grupos de la calle, asalto a los talleres del diario monárquico ABC, ataques durante los tres días siguientes a edi fi cios religiosos de Madrid y otras ciudades, con actos de pillaje, quema de conventos, etc. El gobierno no fue responsable directo de los hechos, pero tampoco puso mucho empeño en impedirlos, para no granjearse desde el principio la enemistad de ciertos sectores populares, cuyo anticlericalismo violento era una explosión visceral contra la Iglesia, a la que consideraban demasiado vinculada a los ricos y poderosos.

  • Este presupone dos principios: el acto, que es término y fi n del movimiento, y la potencia, que es la capacidad real de llegar a uno o varios actos.

  • Estos actos no se encuentran en el ámbito de la ética, ya que no responden a lo que caracteriza al ser humano como tal.

  • Estos métodos se basan en la continencia sexual, total o periódica: abstenerse por completo de los actos sexuales o limitarlos a los períodos infecundos del ciclo sexual femenino.

  • Frente a los autores que defienden esa postura, hay que afirmar que la dignidad humana no reside en el hecho de que el hombre piense, obre libremente o ame, sino en que, como ser personal, sea capaz de todo eso, aunque, por ejemplo, una malformación en el cerebro o un estado psicológico determinado le impida ejercer esos actos.

  • Hábito: costumbre adquirida por repetición de actos.

  • Igual que realizando actos de fumar uno se convierte en fumador, también con actos moralmente buenos (de lealtad, valentía, clemencia…) uno se vuelve leal, valiente, etc. Estas predisposiciones no eliminan, por lo tanto, la voluntariedad ni la libertad de los actos que se realizan, sino que las potencian.

  • Indica dos actos humanos y dos actos del hombre.

  • La acción humana La ética se ocupa específicamente de los actos humanos gracias a los cuales el hombre se gobierna a sí mismo.

  • La aplicación de los principios prácticos: la prudencia Hemos visto que la racionalidad es un componente esencial para que los actos sean humanos y buenos.

  • La existencia de Dios No es posible un conocimiento intuitivo de su existencia, pues la intuición siempre nos remite a lo sensible o a nuestros actos internos de conocer y querer.

  • La felicidad propia de la vida virtuosa se alcanza, según Aristóteles, a través de la ordenación de los actos conforme a la razón (a lo más divino y mejor que hay en nosotros).

  • La ley eterna y la ley natural El medio con que cuenta el ser humano para llegar a la Bienaventuranza son sus actos libres, auxiliados de unos principios, que son las virtudes, la ley y la gracia.

  • La libertad moral dota de sentido el dominio sobre los propios actos.

  • La literatura grecorromana Sus inicios se suelen relacionar con actos festivos y populares espontáneos que tenían lugar en el teatro de Dioniso.

  • La misión de la fi losofía consiste en establecer la corrección o incorrección de los actos del pensar, así como determinar los métodos cientí fi cos válidos.

  • La persona que habitualmente realiza actos buenos —actos de generosidad, por ejemplo— se convierte en una persona generosa.

  • La potencia no es solo carencia, sino capacidad real de llegar a uno o a varios actos.

  • La responsabilidad que deriva de la capacidad de responder de los propios actos no puede sustituirse ni revocarse.

  • La sustancia es materia segunda, sujeto del cambio accidental, mientras que los accidentes son formas o actos, que se pierden o adquieren en ese cambio.

  • La virtud de la prudencia, por ejemplo, favorece la adecuada realización de determinados actos de la inteligencia.

  • Las autoridades locales han elaborado ordenanzas municipales en las que se establecen los niveles máximos de ruidos admitidos y los criterios de prevención de tales ruidos en los diversos ámbitos de aplicación: en la planificación urbana, en las construcciones, en el comportamiento de los ciudadanos en las viviendas y en la vía pública, en los trabajos realizados en las vías públicas, en los producidos por vehículos de motor, en los que son consecuencia de actos, celebraciones y manifestaciones públicas, etc. Estas normativas, en los países que forman parte de la Unión Europea, se basan en las directivas que a tal efecto establecen los órganos competentes de la Unión.

  • Las Cortes generales y extraordinarias de la nación española, congregadas en la real Isla de León, conformes en todo con la voluntad general, pronunciada del modo más enérgico y patente, reconocen, proclaman y juran de nuevo por su único y legítimo rey al señor D. Fernando VII de Borbón; y declaran nula, de ningún valor ni efecto la cesión de la Corona que se dice hecha en favor dc Napoleón, no solo por la violencia que intervino en aquellos actos injustos e ilegales, sino principalmente por faltarles el consentimiento de la nación.

  • Libertad: capacidad de juzgar y decidir sobre los propios actos, gracias al ejercicio de la inteligencia y de la voluntad.

  • Lo normal en toda obra arquitectónica es que se destine al desarrollo de algún tipo de actividad o función (vivienda, actos religiosos, representaciones teatrales, recepciones, etc.).

  • Los actos moralmente buenos han de unir a su buen objeto una buena intención (por ejemplo, auxiliar a alguien herido con el propósito de ayudarlo).

  • Los actos humanos son los que se realizan con inteligencia y voluntad (por ejemplo, leer un libro o salir pasear); frente a estos, los actos del hombre no dependen de su libertad (como la digestión).

  • Los actos humanos y el fin último El Aquinate señaló que la criatura racional, a diferencia de los seres inanimados e irracionales, es capaz de encaminarse libremente hacia su fi n. Gracias a sus facultades intelectuales (inteligencia y voluntad), el hombre goza de libertad, esto es, es dueño de sus actos.

  • Los cristianos acudían a estos recogidos lugares para rendir culto a sus difuntos, en especial a los mártires allí enterrados, y en ocasiones para celebrar diversos actos religiosos, como la eucaristía.

  • Los Mandamientos señalan un mínimo («No debes…») que deja un amplio espacio a la creatividad: «No cometerás actos impuros»; de acuerdo, pero… ¿cuántas maneras tenemos de querer cada vez más y mejor?

  • Los órganos de un sistema pueden realizar actos diferentes.

  • No son actos originales ni voluntarios, sino acciones sociales, actos mecánicos, que se realizan porque así está mandado.

  • Perfeccionan la parte apetitiva del alma (es decir, ayudan a realizar bien los actos de los apetitos sensibles y de la voluntad).

  • Pero atención, el grupo nos puede empujar a realizar actos que individualmente no haríamos.

  • Pero, a veces, tenemos la necesidad de reflexionar sobre si hemos elegido nuestros actos con libertad.

  • Pero, junto al hecho de la ciencia, Kant encontró otro hecho indiscutible: la conciencia moral o razón práctica, que es una actividad interior que proporciona al hombre unos principios de conducta y juzga si sus actos libres son buenos o malos.

  • Por el contrario, la moral procura a los cristianos un modo de ser o una segunda naturaleza, que es la raíz de todos sus actos (del bien que hacen, del mal que evitan), proporcionando una naturalidad o modo de actuar específicamente cristiano.

  • Por eso, no es suficiente realizar actos valiosos; hay que conseguir que esa manera de actuar se transforme en nosotros en una cierta forma de ser.

  • Por otro lado, en el libro XII de la Metafísica razonó que en todo cambio es necesario que haya algo en acto que sea su causa; pero ese algo, en último término, solo puede ser el acto puro, ya que, de lo contrario, habría una serie in fi nita de actos causados por otro acto, lo cual es imposible.

  • Por tanto, cualquier religión que exija actos que van contra el bien del hombre (sacrificios humanos, costumbres que degraden a la mujer, etc.) se aleja de Dios.

  • Por tanto, es erróneo juzgar los actos morales humanos solo por la intención o las circunstancias (lo que hace la mayoría, la presión del grupo, etc.).

  • Por tanto, la voluntad divina se convierte en la base del Derecho, cuyas fuentes principales son el Corán y la sunna (‘senda’), que era la norma de vida establecida por Mahoma con sus palabras y sus actos, y transmitida por la tradición.

  • Se denomina tituli ( titulus en singular) a las casas donde las comunidades de creyentes se reunían y celebraban sus actos litúrgicos.

  • Según este autor, los actos de las virtudes coinciden con los preceptos de la ley natural, porque ambos empujan al ser humano a actuar de acuerdo con su naturaleza racional.

  • Si el fi n último del ser humano, según el pensamiento de Ockham, no determina la bondad ni la malicia de nuestros actos libres, entonces tampoco lo puede fi jar una ley natural que conduzca hacia él.

  • Siguiendo la Tradición, el catolicismo declara los actos homosexuales como intrínsecamente contrarios a la ley natural y no los aprueba en ningún caso.

  • Sin embargo, lo que se afirma sobre los actos no se aplica a las personas: la inclinación homosexual es una prueba para quienes la experimentan y hay que acoger a esas personas con respeto, compasión y delicadeza, evitando todo signo de discriminación injusta.

  • Son actos conscientes, puesto que la persona nota la llegada del estímulo y la ejecución de la respuesta.

  • Son actos de poder político los capaces de ordenar la conducta de las personas, como miembros de la sociedad, por estar acompañados de la fuerza suficiente para que tal conducta se realice.

  • Supone la autoposesión, que hace posible la libertad y la comprensión de los actos como propios de la persona.

  • Teniendo en cuenta la realidad de la libertad humana, santo Tomás distinguió entre actos humanos y actos del hombre.

  • Una vez libre y apoyándose en la fuerza militar francesa, Fernando VII restauró por segunda vez el absolutismo : declaró nulos todos los actos del gobierno durante el Trienio Liberal y persiguió a los liberales, que huyeron en masa del país a Francia e Inglaterra.

  • Una derivación es el determinismo de algunos pensadores evolucionistas, que resumen los actos humanos como tendencias adaptativas, determinadas por la genética y los fenómenos de selección natural.

  • Y muchos de ellos han argumentado a favor de la existencia en el ser humano de una parte inmaterial y, por tanto, indestructible, en la que residen las potencias espirituales de la persona y que la hacen capaz de actos inmateriales: pensar, amar, hablar, crear símbolos, etcétera.

  • Ya Aristóteles caracterizó los hábitos como disposiciones permanentes que hacen posible que la persona actúe de un modo determinado y que se adquieren por la repetición de actos.