Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizar una buena experiencia de usuario. Más info

  • Español ES

36 oraciones y frases con abandonar

Las oraciones con abandonar que te presentamos a continuación te ayudarán a entender cómo debes usar abandonar en una frase. Se trata de ejemplos con abandonar gramaticalmente correctos que fueron redactados por expertos. Para saber cómo usar abandonar en una frase, lee los ejemplos que te sugerimos e intenta crear una oración.
  • Aristóteles a fi rma que la razón de ello estaba en que su alma había adqui-rido este conocimiento porque había estado cerca de abandonar su cuerpo y que en cierto modo había estado separada de él, y que de esta forma había podido tener tales visiones».Al-Kindi, Cod.

  • Así pues, el profesor de Königsberg estimó necesario abandonar tanto el dogmatismo racionalista como el escepticismo empirista y elaborar una nueva filosofía crítica, que se ocuparía de analizar —criticar— tanto los fundamentos del conocimiento teórico como los de la razón práctica, es decir, de la moral.

  • Así, por ejemplo, un soldado siente miedo ante la batalla, pero resuelve no abandonar su puesto.

  • Coincidencia de opuestos: tesis que formuló Nicolás de Cusa, según la cual, en la reflexión sobre la naturaleza de Dios, el ser humano debe abandonar el principio de no contradicción.

  • De este modo, para conocer a Dios, hemos de abandonar el principio de no contradicción.

  • Del mismo modo, en el terreno específico del arte, el Romanticismo, gestado también a la sombra del Neoclasicismo dieciochesco, alcanzó su plenitud y encontró su ambiente más propicio en una época de exaltaciones revolucionarias de carácter liberal o nacionalista, que permitían canalizar con sentimental pasión los anhelos individuales y colectivos de libertad; sin que ello implicase abandonar por completo ciertos recursos del lenguaje clasicista.

  • Desafiando las órdenes de Houston, Bowman se niega a abandonar a su equipo y trata de guiarlo de vuelta a las alturas.

  • El generoso sacrificio del Rey de abandonar el territorio nacional para evitar el derramamiento de sangre española, resultó inútil.

  • En cambio, las crías de otras especies nacen cubiertas de plumas y pueden abandonar pronto el nido.

  • En este caso, la teoría se deberá ampliar, reformar o abandonar y sustituir por otra.

  • Es más razonable, en cambio, conocerse y relacionase mutuamente para comprender la difícil situación de las personas que han tenido que abandonar su país a causa de graves necesidades económicas.

  • Es un problema el de Marruecos, que nosotros no podemos dignamente abandonar; esto sería una insensatez, y yo espero que el buen sentido se impondrá en todos, y los que se declaran enemigos de la intervención militar, comprenderán, que con su conducta más bien perjudican que favorecen a la nación.

  • Esón, padre de Jasón, había tenido que abandonar el trono en beneficio de Pelias, tío de Jasón.

  • Expone que la reducción de los bene fi cios obligaría a muchos empresarios a abandonar sus empresas y a pasar a formar parte del «ejército de parados», por lo que el capital tendería a concentrarse en pocas manos.

  • Finalmente se impusieron las tesis de Negrín y los comunistas, y Prieto acabó por abandonar el gobierno.

  • Frente al racionalismo ilustrado, los románticos ensalzaron lo irracional, pero sin abandonar el concepto de razón.

  • Hay que abandonar, según estos fi lósofos, el racionalismo, el humanismo y todos los «ismos», que son mitos o leyendas, inaceptables en el momento actual.

  • La diosa Atenea animó a Telémaco, hijo de Ulises, a abandonar Ítaca para ir a buscar noticias de su padre.

  • La decadencia del Imperio en el siglo En la segunda mitad del siglo la in fl uencia italiana hizo abandonar las estructuras sencillas y geométricas y la austeridad escurialense, en favor de las formas curvilíneas y una profusa ornamentación, que se fue acentuando con el paso del tiempo.

  • La multiplicidad de tales modos del “ser en” puede mostrase por vía de ejemplo con la siguiente enumeración: tener que ver con algo, producir algo, encargarse y cuidar de algo, emplear algo, abandonar y dejar que se pierda algo, emprender, imponer, examinar, indagar».

  • Latín posclásico (siglos empiezan a abandonar el afán de rigor y la concisión, propios del latín clásico; el estilo se hace más ampuloso y la lengua incorpora elementos populares y arcaizantes.

  • Los monjes sabían que sus vidas corrían peligro y, conscientes de ello, pensaron en abandonar el monasterio.

  • Perseguido, ha tenido que abandonar lo que más le importa en la vida.

  • Piensan que los que vienen de fuera han de adap-tarse a nuestras costumbres y abandonar las suyas.

  • Por eso no es posible asumir un conjunto de verdades y abandonar otras: exige una aceptación total de su contenido; no se puede aceptar en fragmentos.

  • Por eso, debemos tomar en serio la propia tradición, haciéndola nuestra, para poder apreciar sus valores y abandonar aquello que realmente carece de valor, para liberarnos de lo que podría corresponder a la situación de otros tiempos, no a la de los nuestros.

  • Por este motivo, una vez más, muchos pensadores han considerado que la paradoja del mentiroso muestra que la lógica clásica se debe abandonar.

  • Por otra parte, la escasa burguesía tenía como máxima aspiración abandonar sus negocios e invertir sus bene fi cios en tierras, señoríos y rentas fi jas –como los juros o títulos de deuda pública–, e incluso en la adquisición de un título nobiliario.

  • Por último, el fi lósofo tiene que abandonar la consideración de la existencia del mundo y del propio sujeto empírico.

  • Se confiscaron las propiedades de la Iglesia, se destruyeron los libros cristianos y los soldados cristianos tuvieron que abandonar el ejército.

  • Se sabe que tuvo que abandonar Crotona por una revuelta popular y que murió poco después en Metaponto, pero no se conoce con exactitud la fecha de su muerte.

  • Si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad de poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia, respetando en todo momento el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular.

  • Sin abandonar los presupuestos del absolutismo monárquico, cambió la finalidad del Estado.

  • Sin embargo, esto cambió en el Los plebeyos amenazaron con abandonar Roma y fundar una ciudad si no se les daban más derechos.

  • Tres años después, la búsqueda de ambientes primitivos donde reencontrarse con formas de vida sencillas le indujo a abandonar a su familia y establecerse en Bretaña, donde pronto se convirtió en el líder del grupo de pintores de la pequeña localidad de Pont-Aven.

  • Una vez pasados los treinta años, podían abandonar el sacerdocio y casarse.